Un grupo de paleontólogos de la Universidad de Alberta, Canadá, desenterraron un esqueleto casi completo y en muy buen estado de una cría de dinosaurio perteneciente a una especie conocida como Chasmosaurus belli.

De acuerdo con los estudios realizados, este joven reptil se ahogó hace 70 millones de años en un río de la prehistórica Alberta. La bestia estaba tan bien conservada que sólo le hacen falta las patas delanteras e incluso, dejó marcas de piel en la roca de donde se extrajo.

Basados en su tamaño (1.5 metros), el equipo estima que el dinosaurio tenía 3 años de edad, por lo que se encontraba recién salido de la infancia cuando pereció. Al igual que los seres humanos, estos dinosaurios solían tardar unos 20 años para llegar a la madurez , momento en el que llegaban a alcanzar hasta 6.5 metros de largo y un peso entre 3 y 4 toneladas.

Chasmosaurus-belli-02

El fósil es el esqueleto intacto más pequeño jamás encontrado de un grupo de dinosaurios con cuernos, subespecie de reptiles herbívoros conocida como ceratopsids, en la que se incluye el icónico Triceratops. Encontrar restos intactos de crías de dinosaurios es increíblemente raro. En este sentido, uno de los descubridores del hallazgo, Philip Currie declaró:

“Los grandes suelen preservarse mejor, porque no se los comían, o eran destruidos por otros animales. A pesar de eso siempre esperas, cuando encuentras un resto pequeño, que sea un dinosaurio”.

El hallazgo apoya la teoría de que los dinosaurios apenas cambian sus proporciones a lo largo de su vida. En otras palabras, simplemente crecen.

vía Live Science

temas