Les presentamos al Siats Meekerorum, un dinosaurio cuyos restos fueron descubiertos en Utah (Estados Unidos) y que se presume, fue el encargado de aterrorizar Norte América incluso antes que el mismísimo Tyrannosaurus rex.

De acuerdo con la información obtenida por paleontólogos del Museo de Historia Natural de Chicago, el espécimen hallado tenía una longitud de unos 9 metros y pesaba aproximadamente 4 toneladas. Aún y con su enorme tamaño, se cree que el esqueleto pertenecía a un ejemplar joven, por lo que los Siats podrían haber sido todavía más grandes.

Estos dinosaurios vivieron durante una época conocida como Cretáceo tardío (hace 100 – 66 millones de años), durante ese tiempo la especie coincidió brevemente con el Tyrannosaurus, por lo que se cree que los Siats dominaron la región y que su desaparición ayudó al desarrollo del T. rex.

El nombre de Siats Meekerorum hace referencia al monstruo caníbal de la tribu americana Ute, y forma parte del género Carcharodontosaurus (“Reptil diente de tiburón”, en latín) que incluye a colosales especies de carnívoros que se encuentran entre los más grandes dinosaurios depredadores que se hayan descubierto hasta ahora. De hecho, hace 63 años que no se confirmaba el hallazgo de un ejemplar come carne tan grande en la zona.

Peter Makovicky, científico del Museo de Historia Natural de Chicago y uno de los responsables del descubrimiento, señala:

“La enorme diferencia de tamaño sugiere que los Tyrannosaurus estaban en jaque debido a los Carcharodontosaurus, y sólo se convirtieron en enormes depredadores después de que éstos últimos desaparecieron.”

Todavía queda mucho por saber acerca de esta especie, así que por ahora debemos conformarnos con saber que probablemente fueron los más temibles pobladores de Norte América, incluso cuando ya existía el Tyrannosaurus rex.

vía Science Daily

temas