Crean huevos falsos con GPS para rastrear traficantes de tortugas

Esto permitirá combatir el tráfico ilegal de huevos de tortuga.
(Paso Pacífico)

El tráfico ilegal de tortugas y sus huevecillos no se detiene sin importar las múltiples restricciones legales impuestas por gobiernos de todo el mundo. Es por eso que los científicos y organizaciones han tenido que acudir a nuevas medidas para combatir este creciente problema. Un equipo de investigadores creó huevos falsos con un rastreador GPS en su interior para localizar y combatir este mercado ilegal de huevecillos de tortuga.

Los científicos Helen Pheasey y Kim Williams-Guillen de la Universidad de Kent en Inglaterra explican que de esta manera se pueden rastrear los grupos criminales que trafican los huevecillos, además de que los huevos no corren ningún riesgo bajo este método.

Esta novedosa estrategia para detener a los grupos delictivos ya ha mostrado resultados favorables. Un estudio publicado la semana pasada mostró cómo fue posible localizar un nido de huevecillos que había sido extraído de la playa y alejado de la costa 137 kilómetros. Se estimó que habían estado viajando durante dos días.

Sin embargo no todas las muestras del experimento resultaron exitosas. Los investigadores descubrieron en la playa 6 huevos falsos que habían sido separados del nido. Esto significa que los ladrones descubrieron al infiltrado y lo dejaron en el lugar, robándole la posibilidad a lo investigadores de rastrear a los demás.

Otro factor de riesgo en los experimentos es la humedad. Y es que a pesar de que los huevecillos falsos están recubiertos de silicón, el agua y la humedad pueden filtrarse y dañar sus componentes electrónicos. De hecho los científicos descubrieron que el 32% de todos los GPS habían sido dañados por esta causa.

Otra dificultad a la que se enfrentaron los investigadores fue que algunos huevecillos se perdieron, a pesar de que su GPS funcionaba a la perfección, porque había entrado en una zona sin cobertura de la señal.

Los científicos creen que podrán resolver la mayoría de estas dificultades en el futuro, y asegurar que las tortugas permanezcan más tiempo entre nosotros.