Las cuatro especies forman parte del género Narberdia.

El doctor Marcotulio Soto Hernández, investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), anunció el descubrimiento de cuatro nuevas especies de insectos en Zaragoza, Coahuila.

Los insectos fueron descubiertos alrededor de las plantas silvestres de la zona. Se tratan de variantes de curculiónidos (conocidos popularmente como picudos), insectos con un órgano bucal alargado semejante a una pequeña trompa.

Las cuatro nuevas especies pertenecen al género Narberdia y se localizaron sobre la planta Bernardia (a la que pertenece la nochebuena). Sus nombres oficiales son: Narberdia cervantae (nombrada en honor a la Doctora Ana Angélica Cervantes Maldonado), Narberdia ramuvei (nombrada en honor al maestro Raúl Muñiz Vélez), Narberdia dugesi (nombrada en honor al entomólogo francés Eugene Duges) y Narberdia sarukhani (nombrada en honor al Doctor José Sarukhán Kermez, ex rector de la UNAM). Los especímenes miden entre 2.5 a 5.5 milímetros, su principal característica es la presencia de escamas que cubren completamente el rostro y el cuerpo de los isnectos, y que se desarrollan dentro de los frutos de las Bernardias.

El especialista indicó que hasta ahora se ha documentado la existencia de más de dos mil 344 especies de curculiónidos, pero se calcula que existen por lo menos más del doble que no han sido registrados. Los picudos son una especie poco estudiada, a pesar de que son considerados plagas de los cultivos de aguacate, agave, ajo, alfalfa, amaranto y caña de azúcar.

vía Conacyt

fuente Zootaxa

temas