Cómo y por qué mutan los virus (y sus consecuencias)

¿Cómo y por qué mutan los virus? Te explicamos esto y también las posibles consecuencias que esto tiene en la salud
Imagen: BBC

Los virus son agentes infecciosos acelulares, no se les considera organismos ni vivos ni muertos. Son unas de las formas biológicas más antiguas y longevas conocidas en la vida Terrestre, por lo tanto no es de extrañarse su capacidad de adaptación. Así es como y por qué muta un virus, además de las consecuencias que puede tener.

Imagen: Todo Disca

Un virus es un microorganismo que tiene como fin alojarse y replicarse en otros cuerpos vivos. Estos llevan el nombre de huésped y, al igual que con los parásitos, necesitan de este para sobrevivir. Sin embargo, los cuerpos que infecta también presentan resistencia, ya sea mediante medicamentos o una respuesta natural y autónoma.

Ante esto, los virus muestran su capacidad de adaptación y comienzan a cambiar su composición para engañar a los huéspedes en los que se alojan y asegurando su supervivencia fuera de estos, pasando a nuevos huéspedes.

Cómo mutan los virus

Al ser organismos de conformación muy básica, las mutaciones que adquieren no requieren ser complejas ni toman un gran tiempo para darse. Estos cambios, o mutaciones, se dan en diferentes niveles, que pueden ir desde una simple modificación de las proteínas en su interior, un cambio de la cápsula o alteraciones de su código genético.

Un virus busca siempre su supervivencia. Es por eso que, ante todo, las infecciones por virus son sumamente contagiosas. Estos organismos están en constante búsqueda de nuevos huéspedes y la mutación es otra de las formas de buscar preservarse.

Al comienzo de la infección, un virus está adaptado solo al huésped particular que infecta. Sin embargo, cuando este comienza a atacarlo a través de su sistema inmune es cuando el virus comienza su proceso de mutación, primero en búsqueda de sobrevivir dentro del cuerpo y, luego, en búsqueda de infectar otros organismos aledaños.

Así es como estos se van adaptando a nuevos organismos mediante la mutación y pasan de ser, por ejemplo, contagiosos solo para aves, para ser luego infecciosos para humanos, como en el caso de la influenza o gripe aviar.

Los virus mutan de manera agresiva porque se reproducen mucho y a gran velocidad. Sin embargo, sus mutaciones son apenas perceptibles y no tienen un impacto tan grande sobre su constitución, porque su objetivo no es otro que, simplemente, cambiar de huésped y asegurar su supervivencia.

Imagen: Science News

Consecuencias de la mutación de los virus

A grandes rasgos, la mutación de un virus también significa que es y puede ser mucho más resistente. También puede ser señal de riesgo sanitario ya que en otros organismos también puede mutar y volverse más peligroso para humanos, así como adquirir características más agresivas con huéspedes resistentes.

Una mutación puede provocar, también, que el virus no sea reconocido por los anticuerpos humanos generados en infecciones previas y la enfermedad se desarrollará una vez más en personas ya inmunizadas y con anticuerpos para el virus.

Al igual, un virus puede generar resistencia a medicamentos una vez que muta, siendo no solo resistente a anticuerpos generados, sino también a las alternativas que existan de ella, como el combate a través de proteínas inhibidoras del virus. Finalmente, otra de sus posibles consecuencias es que el virus pierda letalidad, pero que gane aún más capacidad para replicarse dentro de un cuerpo, sin necesidad de infectar a otro huésped.

***

Casi desde el surgimiento del COVID-19 inició un rumor sobre la supuesta efectividad del uso de cocaína en contra de esta variedad de coronavirus. ¿En verdad la cocaína mata el COVID-19? Aquí destruimos ese mito