Y junto con esta especie desaparecería de la naturaleza el género Acinonyx.

El Acinonyx jubatus, conocido popularmente como chita o guepardo, es un animal sorprendente. Se trata del ser vivo terrestre más veloz del mundo, alcanzando una velocidad máxima de entre 95 y 115 kilómetros por hora, además de ser el único representante vivo del género Acinonyx.  Lamentablemente, su velocidad no ha podido salvarlo de estar al borde de la extinción.

Un nuevo estudio realizado en conjunto por la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL, por sus siglas en inglés) y la asociación Panthera y la Sociedad de Conservación de Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés), confirmó que la chita está en grave peligro de extinción porque se está quedando sin espacios. De acuerdo con la investigación actualmente sólo quedan 7,100 chitas en todo el mundo, un 9% de su rango histórico.

“Dada la naturaleza reservada de este gato esquivo, ha sido difícil reunir información sobre la especie, que revela una peligrosa situación pasada por alto. Nuestros resultados muestran que los grandes requerimientos de espacio para la chita, junto con la compleja gama de amenazas que enfrenta la especie en la naturaleza, significan que es probable que sea mucho más vulnerables a la extinción de lo que se pensaba anteriormente “, señaló la doctora Sarah Durant, jefa de la investigación.

La investigación reveló que la chita ha sido expulsada del 91% de su habitat, además de mencionar que las chitas asiáticas han sido las más afectadas, con menos de 50 individuos que permanecen en un territorio aislado de Irán. En la parte final de su informe, los autores piden que la chita sea reclasificada de especie “vulnerable” a “amenazada” en la Lista Roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

fuente The Guardian

temas