Derby, un cachorro que nació con una deformidad en sus patas, pudo aprender a correr con ayuda de la tecnología de impresión 3D.

Hace unos meses Peace and Paws, un grupo que protege animales en New Hamsphire, Estados Unidos, rescató a Derby, un cachorro que estuvo a punto de ser sacrificado porque nació con una deformación en sus patas delanteras que le impedía caminar como otros perros.

Los miembros de la organización de inmediato le compraron una andadera para mantenerlo en forma. Así, al cabo de unos meses el cachorro ya era fuerte y atlético, pero se veía limitado para desplazarse y correr, por lo que toda su energía era desaprovechada y le impedía convivir correctamente con otros perros.

Tara Anderson, una vecina del refugio donde vivía el perro, descubrió una tarde a Derby quedando impresionado de su voluntad por convivir y desplazarse a pesar de su problema físico, por lo que decidió ayudarlo. Anderson es gerente de 3D Systems, una empresa dedicada a la fabricación de productos por medio de la impresión 3D, de la que se ayudó para diseñar unas prótesis personalizadas para Derby.

Las patas artificiales de Derby al momento de ser impresas
Las patas artificiales de Derby al momento de ser impresas

Construir las prótesis no fue fácil, Anderson tuvo que investigar casos similares, la mayoría de ellos con ejemplos humanos, escanear las piernas del cachorro y diseñar prototipos con ayuda de expertos, hasta conseguir dar forma a unas patas artificiales flexibles y adecuadas especialmente fabricadas para Derby. Las prótesis están divididas en dos partes, una donde se insertan las patas del perro y otra descrita como un “loop”, que reduce el impacto de cada paso y le permite desplazarse sin problemas.

Al principio Derby se veía extrañado con las patas artificiales, pero al cabo de unas horas aprendió a moverse con soltura por medio de ellas, logrando un nivel de autonomía que nunca había tenido en su vida. El logro máximo que entusiasmó a todos los miembros de Peace and Paws y a Anderson, fue cuando Doby comenzó a correr juguetendo por toda la calle, feliz de estar con otros perros.

Actualmente Derby fue adoptado por una pareja que lo saca a correr todos los días, promediando 5 kilómetros al día y dejando muy atrás a sus nuevos dueños, quienes siguen en contacto con Anderson en busca de seguir proporcionándole a Derby nuevas prótesis a medida que crezca.

vía Laughing Squid

fuente 3d Print

temas