Se demostró la gran capacidad adaptativa de una especie de peces australianos.

Un estudio realizado con damiselas espinosas, una pequeña variedad de peces que viven en la Gran Barrera de Coral de Australia, arrojó resultados sorprendentes.

Lamentablemente, por los cambios producidos por el calentamiento global la Gran Barrera de Coral ya cuenta con grandes cantidades de dióxido de carbono en sus aguas, que afectan a la vida en la zona al generar una especie de acido que acaba con la vida de muchos animales. Pero las damiselas espinosas han logrado superar mucho del riesgo que esto trae para su salud con una solución inesperada: poniendo las defensas de su cuerpo permanentemente en “modo nocturno”.

Los peces saben que la noche es el momento del día en el que el acido es más peligroso para ellos, así que activan todas sus defensas naturales a esas horas. Los investigadores descubrieron que las crías de las damiselas espinosas que se adaptaron mejor a soportar el dióxido de carbono nacen con un reloj biológico flexible, que potencia sus defensas en diferentes horas del día, y ya no sólo en la noche, permitiéndoles “fingir” que es de noche cuando sienten grandes niveles de dióxido de carbono.

“Al parecer las crías tolerantes tendrían sus relojes circadianos ajustados como si siempre fuera de noche”, escribió Timothy Ravasi, uno de los autores de la investigación.

Los resultados del experimento son una buena noticia, por lo menos para las damiselas espinosas, pero no es seguro que otras especies marinas de la zona puedan adaptarse de igual forma a los altos niveles de dióxido de carbono.

vía Reuters

fuente Nature Climate Change

temas