Esta es la razón por la que Cersei Lannister quería elefantes en su ejército

La historia de los elefantes en Game of Thrones tiene su raíz en el mundo real.

Ha comenzado la última temporada de Game of Thrones y seguramente es el tema de conversación preferido de todos, el día de hoy. En el primer capítulo nos enteramos que a Westeros llegó Euron Greyjoy junto a la Golden Company con 20 mil elementos, para luchar del lado de Cersei. Pero eso poco le importó a la reina porque ella sólo quería que le llevaran algunos elefantes.
¿Por qué Cersei recalca que necesitaba esos elefantes? La explicación la podemos encontrar en nuestra historia, en la del mundo real. En el medioevo se pensaba que los elefantes eran los enemigos naturales de los dragones y el por qué llegaron a esta conclusión tiene su origen en la imaginación humana. Es el ciclo sin fin.

(Digital Bodleian)

Cuando el imperio Romano cayó, los elefantes –que habían sido muy populares entre los ejércitos- se dejaron de ver en Europa por muchos siglos. Fueron los cronistas quienes tuvieron la ardua tarea de describir a estos mamíferos que vivían en África y Asia.

Cuando llegó la Edad Media los artistas seguían representando a los elefantes como creaturas poderosas en bestiarios, biblias y otros textos, pero como los ilustradores no habían visto nunca uno de estos animales (ni sus padres, ni sus abuelos, ni los padres de éstos) pues tuvieron que dibujarlos a partir de las descripciones que dejaron autores como Aristóteles o Plinio el Viejo. A este último le debemos la creencia de que a los elefantes le dan miedo los ratones.

“El elefante medieval clásico tenía un hocico en forma de trompeta, orejas de perro, patas y cuerpo de caballo, vaca o cabra y colmillos que sobresalen por encima de su mandíbula inferior, como los de un jabalí”, describe Uli Westphal, artista visual que investiga sobre cómo percibimos y representamos la naturaleza.

Cómo no había límites para imaginar a los elefantes, el animal se convirtió en una criatura mística, hasta cierto punto.

(Digital Bodleian)

Aristóteles describió el uso de los elefantes asiáticos en la batalla, específicamente en una que al parecer contempló en vida entre Alejandro Magno y Darío. Fue muy específico sobre su fisiología. Plinio, que copió el trabajo de Aristóteles, le agregó sus propios miedos y fantasías a la descripción afirmando que soportaba el peso de torres con 60 soldados en sus espaldas y que era archienemigo del dragón.

“Muchos animales previamente desconocidos han pasado por un proceso similar”, explica Westphal, “se tuvo que reconstruir a los animales a partir de la información que se recibía de viajeros, exploradores o conquistadores”.

En resumen, la verdadera razón por la que Cersei quería elefantes, creemos, es para que puedan pelear contra los dragones de Daenerys Targaryen.

(Digital Bodleian)