¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Las bacterias come carne serán más comunes gracias al calentamiento climático

El agua cálida del Golfo de México está llevando estas bacterias a lugares donde antes no vivían.
Puedes ingerir estas bacterias comiendo mariscos crudos ¡Abusados! (Dianne Manson/Getty Images)

A principios de junio una niña de 12 años, llamada Kylei Brown, fue diagnosticada con fascitis necrotizante, esto ocurre cuando una bacteria come carne ingresa al cuerpo. Los síntomas incluyen la aparición de ampollas, fiebre, fatiga y uno de los dolores más intensos que se puedan soportar (en relación a la herida). La niña la pescó durante unas vacaciones familiares en Destin Beach, Florida, y por lo que cuenta su madre sólo le bastó meterse al agua hasta los tobillos. Ni siquiera nadó en el mar.

La bacteria come carne en cuestión es llamada Vibrio vulnificus y puede ser fatal, incluso con tratamiento, que consiste en la administración inmediata de antibióticos por vía intravenosa. La infección recorre todo el cuerpo rápidamente causando estragos en todo, por lo que es muy común que se tengan que amputar las áreas afectadas. Afortunadamente este no fue el caso de Kylei, a quien le pudieron salvar la pierna.

Ahora bien, estos casos solían ser aislados, pero en los últimos años los números van en ascenso y todo indica que es por culpa del cambio climático.

El año pasado fue el año más cálido registrado para los océanos de la Tierra, y las aguas más cálidas “se asocian con alteraciones en la cantidad, distribución y ventanas estacionales” de V. vulnificus. Los investigadores sugieren que esto podría explicar por qué las infecciones ocurren con mayor frecuencia fuera de los límites geográficos tradicionales de esta bacteria.

“A las bacterias les gusta el agua salada y cálida”, explicó la Dra. Katherine Doktor, y agregó que los casos suelen ser máximos entre fines de julio y principios de octubre, cuando el Golfo de México y la Bahía de Chesapeake son los más cálidos en Estados Unidos.

Las infecciones por vibrio también se han reportado en Europa. En 2018 a un hombre surcoreano se le tuvo que amputar el antebrazo izquierdo después de contraer la infección por comer mariscos crudos.

Los médicos de Estados Unidos han emitido alertas para que sus colegas estén más preparados en el área de la Bahía de Delaware donde se espera que puedan aparecer más casos como estos.

Por desgracias no es la única especie dañina que se expandirá por el mundo gracias al cambio climático. Un estudio publicado en marzo pronosticó que es probable que el cambio climático afecte el rango y la distribución de los mosquitos portadores del virus Zika y la fiebre del dengue. Según ese estudio, cerca de 500 millones de personas podrían estar en riesgo de exposición a estas enfermedades para el 2050.