Siguen dándose nuevos descubrimientos arqueológicos en la Ciudad de México, después del reciente anuncio de los hallazgos ocurridos durante la excavación de la línea 12 del metro, se informó del descubrimiento de una fosa común de perros aztecas en el norte de la ciudad, convirtiéndose en el cementerio de mascotas más antiguo del mundo.

Un grupo de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encontró los restos de 12 perros aztecas  en la delegación Aztacapotzalco. Los esqueletos, excepcionalmente bien conservados,  tienen una antigüedad de 500 años y fueron hallados bajo un edificio del barrio de Nextengo, durante una excavación protocolaria de salvamento arqueológico.

De acuerdo con Rocio Morales Sánchez, parte del grupo que realizó el descubrimiento, encontrar este cementerio de perros es sumamente importante:

“Esto es definitivamente un hallazgo muy especial debido a la cantidad de perros y porque no hemos encontrado ninguna conexión de los perros con algún edificio o con algún  muerto.”

Los aztecas creían que los perros podían guiar a las almas humanas en el otro mundo, por ellos solían enterrar alguno al lado de un fallecido. Además, solían sepultarlos al lado de sus construcciones creyendo que así las protegían. Sin embargo, en el caso de los perros encontrados en  Aztacapotzalco no existe esa conexión.

Azcapotzalco-perros-aztecas-02

Aparentemente los perros fueron enterrados entre el año 1350 o el 1520 dC, durante el apogeo del imperio mexica. Sus huesos fueron encontrados en una variedad de posiciones, acostado boca arriba y boca abajo, sin un patrón distintivo de entierro.

Por su parte, Michael E. Smith, profesor de antropología en la Universidad Estatal de Arizona, al conocer el descubrimiento declaró:

“Esta no es la primera vez que se ha encontrado un entierro de un perro, pero si es el primer hallazgo de muchos perros cuidadosamente enterrados juntos, en un entorno similar a un cementerio.”

Los arqueólogos del INAH también encontraron cerca del cementerio canino otros hallazgos, como un instrumento musical tallado y el esqueleto de un niño de aproximadamente tres años de edad.

vía The Daily Mail

fuente INAH

temas