Científicos de la Universidad de Stanford consiguieron estudiar la nube microbiana que rodea a cada individuo.

El aura existe y según la ciencia se llama exposoma

(Pixabay)

Hablar del aura parece cosa para hippies o personas que creen en el esoterismo, sin embargo, resulta que sí existen una especie de aura viviente individual y que se llama exposoma humano, pero no tiene nada que ver con las energías espirituales ni las malas vibras.

El exposoma es una nube personal de microorganismos, elementos químicos y otros compuestos que nos rodean todo el tiempo, estemos en donde estemos, hagamos lo que hagamos. ¿Cómo sabemos de su existencia? Un grupo de genetistas de la Universidad de Stanford en California, Estados Unidos, estudio durante cinco años este fenómeno.

La investigación publicada en la revista Cell demostró que es posible medir a nivel individual los elementos del ambiente a los que está expuesta cada persona. En este sentido, Michael Snyder, quien tuvo la idea original de realizar el estudio, comentó para BBC Mundo que:

“Estas mediciones pueden hacer una gran diferencia en la manera de estudiar y prevenir padecimientos como el asma y las alergias”.

Los investigadores fabricaron un dispositivo para monitorear el aire, y lo ataron al brazo de 15 voluntarios. Ellos fueron expuestos a distintas locaciones, mientras el dispositivo absorbía las muestras de su órbita personal, así como el ambiente que los rodeaba.

El resultado: Los elementos recolectados que comprendían bacterias, hongos, virus, etc., mostraron secuencias de ADN y ARN que conformaron un perfil químico único para cada uno de los voluntarios. Así, al finalizar el estudio, los científicos consiguieron acumular una gran cantidad de datos acerca de los componentes de su propio exposoma.

Michael Snyder utilizó el dispositivo en él mismo y encontró que en su exposoma había compuesto por polen de eucalipto, lo que podría demostrar la alergia que padeció hacia ese mismo tipo de polen en el pasado.

La idea del exposoma no es nueva, ya se sabía que los individuos están expuestos a una serie de elementos presentes en el ambiente, sin embargo, las mediciones se habían realizado a gran escala y nunca a nivel individual.

Ahora, y gracias al equipo de Snyder, podemos conocer los elementos a los que estamos expuestos donde quiera que nos encontremos. Y esto confirma que, como individuos, estamos rodeados por nuestra propia nube microbiana.

Estas investigaciones sobre el exposoma humano serán claves para entender e incluso prevenir algunos padecimientos como el cáncer, el asma, las alergias, enfermedades cardíacas y respiratorias.

Michael Snyder y su equipo de la Universidad de Stanford seguirán investigando sobre este hallazgo. Mientras tanto, olvídate del esoterismo y presta atención a tu exposoma.

fuente BBC

temas