El primer asteroide que no pertenece a nuestro sistema solar es extraño

El asteroide podría contener las pruebas definitivas de que no estamos solos en el universo.

Los astrónomos que participan en Breakthrough Listen, el proyecto científico que busca evidencia de vida extraterrestre inteligente, anunciaron un acuerdo para utilizar el supertelescopio Green Bank, ubicado en West Virginia (Estados Unidos), para uno de sus planes más ambiciosos: analizar a Oumuamua, el primer asteroide interestelar que se haya observado hasta ahora. Los investigadores creen que el misterioso asteroide podría tener en su interior tecnología alienígena.

El telescopio Green Bank permite escuchar señales de radio emitidas a millones de kilómetros, y la idea de los investigadores es usarlo para analizar a detalle las características de este extraño asteroide con forma de cigarro que viaja a una velocidad de 315,000 km/h, descubierto en los límites del sistema solar en octubre de este año.

Las observaciones comenzarán este mismo miércoles 13 de diciembre, y en la primera fase de observación los científicos tratarán de sintonizar cuatro bandas de transmisión de radio de diferentes frecuencias asociadas al asteroide.

“Lo más probable es que su origen sea natural, pero debido a que es tan peculiar, nos gustaría comprobar si tiene algún signo de origen artificial, como las emisiones de radio. Si detectamos una señal que parece tener un origen artificial, lo sabremos de inmediato”, dijo Avi Loeb, profesor de astronomía en la Universidad de Harvard y asesor de el proyecto Breakthrough Listen.

El Oumuamua (“mensajero”, en hawaiano) es el primer cuerpo interestelar que se puede analizar desde la Tierra. Fue descubierto por investigadores del telescopio Pan-Starrs, ubicado en la Universidad de Hawai, y su forma alargada llamó de inmediato la atención.

“no se parece a nada visto en el cinturón de asteroides de nuestro propio sistema solar. Las primeras observaciones de ‘Oumuamua muestran que tiene unos 400 metros de largo, pero sólo una décima parte de ancho. Es curioso que el primer objeto que vemos desde fuera del sistema solar se vea así”, declaró Loeb.

Loeb sostiene que el equipo a su cargo sabe que existe sólo una muy remota posibilidad de que descubran una transmisión alienígena, pero cree que vale la pena intentarlo.

“Las posibilidades de que escuchemos algo son muy pequeñas, pero si lo hacemos, lo anunciaremos inmediatamente y luego trataremos de interpretarlo. Sería prudente sólo verificar y buscar señales. Incluso si encontramos un artefacto y no signos de vida, sería la mayor emoción que pueda imaginar tener en mi vida. Sería la respuesta a una de las preguntas fundamentales en la ciencia, tal vez la más fundamental: ¿estamos solos en el universo?”, indicó Loeb.

El proyecto Breakthrough Listen cuenta con el apoyo de la Royal Society de Londres, y Stephen Hawking es uno de sus más entusiastas promotores. Por si fuera poco, cuentan con un presupuesto de 100 millones de dólares, otorgado por el multimillonario de internet Yuri Milner.

fuente The Guardian

temas