El iPhone podría convertirse en la pieza fundamental de las casas inteligentes. Según Financial Times, la empresa de Cupertino lanzará una actualización para que el iOS pueda ser una suerte de control central para los sistemas automatizados de tu casa.

Luces que se prenden y apagan automáticamente, refrigeradores que detectan el tipo de enfriamiento que necesita la comida, sistemas de seguridad que identifican al dueño de la casa, alarmas de humo y sensores de movimiento perfectamente coordinados, etc. La domótica es una disciplina con mucho futuro pero sin un camino trazado de antemano. Sus posibilidades son atractivas, pero los recientes problemas de privacidad podrían replantearla por completo.

Según los rumores, Apple planea subirse a ese tren al lanzar un anuncio en su próxima Worldwide Developer Conference, para que desarrolladores de todo el mundo trabajen en aplicaciones que aprovechen la conjunción entre el iPhone y la domótica. Empresas como Google, Samsung o LG ya han dado sus primeros pasos en ese sentido, pero Apple busca ponerse a la delantera con un sistema integral que permita hacer del iPhone una consola de control remoto para las casas.

apple-domótica01

Básicamente se pretende usar el sistema de posicionamiento de interiores iBeacon, también conocido como Bluetooth Smart, para coordinar su dispositivo con los hogares inteligentes. De manera que los sistemas de seguridad y las luces podrían reaccionar en cuanto el iPhone llegue a la casa (en tal caso sería el teléfono el que porta al ser humano y no al revés).

Aparentemente la empresa de la manzana trabajará con altos estándares de seguridad y calidad, y serán muy exigentes con los desarrolladores para que sus aplicaciones se integren a la plataforma de Apple-casas inteligentes. Veremos que ocurre el próximo 2 de junio, es muy probable que conozcamos más detalles respecto a este tema. No deja de ser poco convincente la alta dependencia a los gadgets que Apple pretende que tengamos, al menos es lo que aparenta por el momento.

vía The Verge

fuente Financial Times

temas