El gigante de las ventas online acaba de solicitar un permiso especial a la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) para iniciar las pruebas de los prototipos más recientes de sus drones repartidores.

De acuerdo con un documento dado a conocer por diferentes medios, Amazon le ha pedido permiso a la FAA para comenzar a probar sus drones en las instalaciones de Seattle de la empresa de Jeff Bezos. En la carta de motivos, la compañía pide la oportunidad de llevar a cabo la investigación y el desarrollo de “vehículos aéreos no tripulados destinados al transporte de paquetes” sin tener que desplazarse a los sitios sugeridos por la FAA.

En la actualidad, cualquier empresa que busque probar prototipos de este tipo de aditamentos en Estados Unidos debe hacerlo en alguno de los seis sitios aprobados por la FAA que existen en la nación americana. Hasta ahora Amazon había cumplido con esta normativa, por ello sus primeros 7 prototipos de drones  se han desarrollado dentro de las instalaciones de la FAA. Ahora, con la exención de las normas que solicitan a la FAA, la compañía busca que la generación 8 y 9 de sus vehículos sean fabricados al interior de la propia empresa.

Lo anterior equivale a decir que Amazon verdaderamente está dispuesta a invertir tiempo y dinero en el desarrollo de sus drones. En el mismo documento también se incluyen algunas especificaciones sencillas de los aparatos, como que podrán volar a una velocidad de hasta 80 kilómetros por hora llevando un peso de hasta 2.2 kilogramos.

Es interesante conocer que Amazon sigue adelante con este proyecto a pesar de que, todo parece indicar, de momento la FAA prohibirá el uso comercial de los drones.

vía The Verge

fuente Regulations.Gov

temas