Uno de los momentos más estresantes pero a la vez más importantes para cualquier emprendedor es el de presentar su idea ante un posible inversionista. No sabes bien a lo que te enfrentarás pero lo que sí sabes es que quieres convencerlos de que confíen e inviertan en ti.

Como los inversionistas te harán muchas preguntas, te recomiendo leer estas 6. Si la respuesta a cada una de ellas es un sí, entonces estás listo para conseguir un nuevo socio.

1. ¿Puedes explicar tu idea en un par de minutos?

Los inversionistas escuchan muchísimas ideas a la semana -tal vez al día- así que tienen el súper poder de identificar en los primeros segundos aquellas ideas a las que vale la pena dedicarles más tiempo. Si no logran entender tu concepto en un tiempo corto, asumirán que los consumidores tampoco y no te darán más oportunidad.

2. ¿Conoces bien el problema?

Debes hacerle ver a tus posibles inversionistas que existe un problema y que tú lo conoces bien. Lo importante de esto es sumergirlos en el contexto adecuado y transmitirles la necesidad de resolver ese problema que tu has identificado. Lo mejor de todo es que, una vez que estén conscientes de la existencia de ese problema, los harás ver que tienes una solución única y diferente a esto.

3. ¿En serio tienes una solución única y diferente?

Debes tener una visión clara de cómo resolverás el problema. Ningún inversionista depositará dinero y su confianza en ti si “tu también” tienes una idea.  Atrápalos con una idea fresca, novedosa y original. Sé muy explícito en qué ofrece tu empresa que nadie más ofrece.

4. ¿Tienes evidencia de lo que estás diciendo?

Pocas cosas inspiran más confianza que los datos. La mayoría de los inversionistas buscan negocios de bajo riesgo y que tengan la mayor garantía posible. Encuentra formas de probar la viabilidad de tu negocio. Ten datos y cifras a la mano y nunca asumas nada, mejor compruébalo.

5. ¿Cuentas una buena historia?

Aunque los datos sean confiables e indispensables es necesaria una historia que los entrelace para que quien te escucha se quede con ella y te recuerde después. Asegúrate -una vez que tengas toda la información importante- de construir una historia que tenga sentido. Conecta los puntos.

6. ¿Eres tu la persona indicada?

Por último no olvides que la mayoría de las veces los inversionistas no sólo invierten en una idea sino en quien la presenta. Muestra una gran actitud ante ellos que incluye seguridad sobre lo que estás diciendo (sin creerte el más listo de la sala), visión sobre por qué quieres su dinero y hacia dónde llevarás la empresa con él y sobre todo muestra que eres una persona confiable que hará con el dinero exactamente lo que les estás diciendo. En pocas palabras, muéstrales en todo momento por qué eres tu la persona en la que deben invertir.

Para complementar, te comparto esta infografía de Investor Pitchers que muestra de una forma muy divertida, todo lo que no debe faltar en un pitch ganador.

pitch02

Más para ocuparte de tu futuro en: profesionistas.org.mx

temas