Los laboratorios Kraig en Michigan, Estados Unidos, han estado trabajando en la comercialización de un material ultra-resistente y flexible: la seda de araña. Con gusanos de seda genéticamente modificados, es posible que en poco tiempo veamos armaduras militares hechas de telaraña.

La seda de araña producida naturalmente compite en resistencia con materiales como el acero o el Kevlar (el material usado actualmente en chalecos antibalas). Si tomamos cantidades iguales de seda y acero, la primera resulta más resistente; y aunque el Kevlar es más resistente que ambas, la seda tiene mayor flexibilidad y por lo tanto se requiere mayor fuerza mecánica para deformarla.

Según Kim Thompson, director de Kraig Biocraft Laboratories:

“La seda de araña en la naturaleza tiene propiedades verdaderamente únicas. Si consideramos las telarañas, vemos que son diseñadas por la naturaleza para interceptar misiles aéreos —una mosca u otro insecto volado.”

Las propiedades de las telarañas han sido ampliamente estudiadas en las últimas decenas de años, pero hasta ahora las intenciones de producirla en masa y manipularla como un material viable para manufacturar telas han fracasado. Según el mismo Thompson, se han hecho descubrimientos fantásticos al respecto, pero al momento dichas investigaciones no consideraban la “reproductibilidad” indispensable para consolidar una industria.

Gusanos de seda genéticamente modificados
Gusanos de seda genéticamente modificados

Con eso en mente, los laboratorios Kraig trabajaron en la modificación genética de algunos gusanos de seda para que produjeran el mismo material que las arañas. De forma que las generaciones subsecuentes de gusanos heredarán las mismas capacidades una y otra vez. A diferencia de las arañas, los gusanos de seda son capaces de generar proteínas para la seda que ya son producidas masivamente para diferentes materiales textiles.

Al momento, Kraig ha producido 20 diferentes tipos de seda de araña para su comercialización. El costo de producción de estas fibras es significativamente más bajo que el de otros intentos similares (sólo 150 dólares por kilo), por lo que su comercialización se considera viable y potencialmente iniciará en el 2015. Entre las sedas desarrolladas destaca la ya patentada “Seda Monstruo” (Monster Silk), la cual ya se encuentra bien posicionada para entrar al mercado.

Telaraña
Telaraña

Un material textil de estas característica tiene múltiples aplicaciones; desde el vestido y la industria, hasta aplicaciones quirúrgicas y militares. Es posible que en poco tiempo veamos a los soldados vestir seda de araña en sus armaduras protectoras.

Imagen de portada: Davide Tarascone

vía Live Science

fuente Kraig Biocraft Laboratories

temas