Aunque todavía estamos lejos de ver la primera misión espacial tripulada con rumbo a Marte, la NASA ya trabaja en el desarrollo del sistema de cohetes que le permitirá llevar a sus astronautas al Planeta Rojo.

La primera prueba del llamado Space Launch System (SLS) se llevó a cabo exitosamente el día de hoy, cuando el propulsor fue encendido durante unos dos minutos. El cohete alcanzó temperaturas internas de más de 3,000 grados centígrados, produciendo un empuje de 3,600 millones de libras (el motor de un Boeing 777 ejerce alrededor de 100,000 libras de empuje).

Ahora la NASA espera hacer una segunda prueba del SLS antes de enviarlo al Centro Aeroespacial Kennedy, donde comenzará a ensamblarse para su primer vuelo. La idea es que estos cohetes sean los encargados de propulsar la cápsula Orion que, algún día, llevará a los astronautas de la NASA a Marte y otros planetas.