El acontecimiento permitirá a la agencia espacial mejorar sus modelos de aviones supersónicos.

Aviones supersónicos-NASA

(NASA)

Cualquier avión produce ondas de sonido cuando viaja por el aire. Las ondas de sonido se extienden hacia delante y pasan por el frente del avión en movimiento, pero los aviones supersónicos rebasan la barrera del sonido y entonces el jet empieza a moverse por delante de las ondas provocando un auge sonoro. Pero eso podría cambiar gracias a la NASA.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio consiguió captar las ondas de choque interactivas producidas por aviones supersónicos en vuelo gracias a una tecnología denominada air-air. Esta es la primera vez que se capturan imágenes de este fenómeno y permitirá a la agencia espacial producir sonidos más suaves cuando se rompa la barrera del sonido.

(NASA)

El proyecto se llama AirBOS y se llevó acabo recientemente en el Centro de Investigación de Vuelo Armstrong de la NASA en Edwards y permite intercambiar imágenes especiales para visualizar ondas que se detectan como cambios rápidos en la presión del aire. En este caso, las imágenes muestran dos jets T-38 volando en formación a una distancia de 10 metros uno del otro, con el chorro de arrastre a unos 3 metros por debajo del que está en frente. Una aeronave B-200 King Air de la NASA capturó las imágenes mientras volaba por encima. Las imágenes de los flujos supersónicos que se cruzan son los primeros que capta la ciencia.

Neil Smith, un ingeniero de investigación de la NASA, explicó:

“Lo que es interesante es que, si miras el T-38 trasero, ves estos choques interactuando una curva. Esto se debe a que el T-38 que se arrastra está volando en la estela del avión líder, por lo que los choques tendrán una forma diferente. Esta información realmente nos ayudará a mejorar nuestra comprensión de cómo interactúan estos choques”.

Para capturar las imágenes el King Air, una aeronave especial para capturar las imágenes, voló a 9,000 metros sobre el suelo y una vez en la posición de destino, la aeronave pudo documentar el par de T-38 que pasan rápidamente por debajo de la aeronave.

(NASA)

Los datos recopilados durante el experimento AirBOS ayudarán a los ingenieros de la NASA a desarrollar el X-59 Quiet SuperSonic Technology X-plane , o simplemente X-59 QueSST. Este avión será capaz de alcanzar velocidades supersónicas, pero en lugar de producir un auge sónico, emitirá un sonido retumbante una vez que supere la velocidad del sonido. Un avión supersónico con esta capacidad podría recibir aprobación para volar sobre tierra, que actualmente requiere autorización en los Estados Unidos.

fuente NASA

temas