WASP 121b: un planeta tan caliente que vaporiza el metal

Un planeta ubicado a 850 años luz de la Tierra alcanza temperaturas tan altas que vaporizan los metales en su atmósfera.

Astrónomos de las Universidades de Berna y Ginebra estudiaron el planeta WASP 121b: uno de los planetas más calientes que se han estudiado en nuestra galaxia. Las temperaturas en el exoplaneta son tan altas, que los metales se vaporizan en su atmósfera.

En un estudio publicado en la revista Astronomy & Astrophysics, el equipo de investigadores dirigido por el astrónomo Jens Hoeijmakers publicó sus hallazgos alrededor del explaneta, que se encuentra a 850 años luz de la Tierra y pertenece a los llamados “Júpiter caliente”. Las temperaturas en WASP 121b son tan altas que casi alcanzan la temperatura de su estrella: entre 2 mil y 3 mil 500 grados centígrados.

Metales en la atmósfera

Dos años después del descubrimiento del planeta, en 2017, científicos encontraron agua en su estratósfera. Y aunque se ha descartado que WASP 121b pueda albergar vida por sus altas temperaturas, la atmósfera ultracaliente es menos compleja de lo que estudios anteriores sugerían: está compuesta de al menos siete metales y sustancias como vanadio, pero escasea en titanio.

“Los estudios previos intentaron explicar estas complejas observaciones con teorías que me parecían poco plausibles”, declaró Hoeijmakers. Sin embargo, resultó que tenían razón. Para mi sorpresa, encontramos indicios de vanadio en las observaciones”.

Para observar la atmósfera de los exoplanetas, los científicos necesitan esperar a que el planeta pase entre la Tierra y su estrella. De esa manera, con los colores que emiten cuando la luz pasa por su atmósfera, se pueden analizar sus componentes. De esa manera, además del vanadio, el equipo de Hoeijmakers identificó en WASP 121b metales como hierro, cromo, calcio, sodio, magnesio y níquel.

“Todos los metales se evaporaron como resultado de las altas temperaturas que prevalecen en WASP 121b“, explicó. “Lo que provoca que el aire en el exoplaneta esté compuesto de metales evaporados, entre otras cosas”.

Interpretación de un artista de WASP 121b. (Imagen: NASA/ESA)

Los métodos actuales utilizados para identificar las sustancias en la atmósfera de los planetas pueden ser útiles para encontrar indicios de vida en planetas dentro y fuera de nuestro sistema solar: estos pueden ayudar a encontrar oxígeno y metano, producidos y usados por organismos vivientes.