De acuerdo con la teoría de los agujeros negros, estos sólo pueden succionar cosas, no viceversa. 

No tenemos que ser todos unos científicos para saber que los agujeros negros normalmente absorben la materia. Esto lo hemos visto, escuchado o leído miles de veces, pero las cosas parecen estar cambiando desde hace dos años para acá. Y es que de acuerdo con dos telescopios de la NASA y el conjunto de espectroscopios NuSTAR, el agujero negro súper masivo Markarian 335 arrojó algo en 2014.

No se trata de un cuerpo que haya salido del interior del agujero negro, más bien, se trata de energía que se empezó a formar desde la corona del mismo para, posteriormente, ser expulsado. El equipo de científicos de la agencia espacial considera que de todas formas este hecho rompe con todos los paradigmas conocidos sobre la naturaleza de los hoyos negros.

Para Dan Wilkins, de la Universidad de Santa María, esto podría ayudarnos a comprender como los agujeros negros súper masivos ayudan a alimentar a algunos de los objetos más luminosos del universo.

Por su parte la investigadora principal del conjunto NuSTAR, Fiona Harrison, dijo que la naturaleza de la fuente energética es misteriosa, pero la importancia que implicó grabar el evento es sustancial, pues en teoría tendría que permitirle a la ciencia determinar algunas características del agujero negro, así como más información para comprenderlos en general. Por fortuna, señala Harrison, este agujero negro está a 324 millones de años luz de distancia, o sea que ni de broma nos afecta.

vía Reflection of Mind

fuente NASA

temas