Será posible acceder a aplicaciones y servicios por medio de un lector de huella digital o escáner de iris.

A finales del año pasado se anunció el lanzamiento de un nuevo estándar de seguridad conocido como Fast Identification Online (FIDO), el cual cuenta con el apoyo de algunas de las más importantes compañías de la industria tecnológica. Hace unos días, Microsoft confirmó que el nuevo Windows 10 integrará soporte para la próxima versión de FIDO, de tal forma que el sistema será compatible con las nuevas tecnologías biométricas.

En otras palabras, los equipos con Windows 10 funcionarán con lectores de huella digital y escáners de iris bajo las especificaciones de FIDO 2.0. Gracias a esto los servicios en línea podrán autenticar a los usuarios de forma cómoda y segura, sin necesidad de las contraseñas tradicionales. Todavía queda un largo camino para los passwords sean reemplazados por completo, pero el hecho de que el nuevo Windows vaya hacia ese camino, significa ya un paso importante.

vía The Verge

fuente Windows (blog)

temas