La idea es desarrollar aplicaciones para dispositivos móviles que ayuden a las labores de los agentes de la agencia.

La NSA se encuentra probando tecnología de reconocimiento de escritura asociada con un smartphone. Para el desarrollo de la aplicación, la NSA se unió con Lockheed Martin, una compañía tecnológica experta en dispositivos militares.

El software de la NSA, cuyo nombre es Mandrake, reconoce la biométrica de la firma de forma dinámica. Es decir, no identifica el tipo de letra, porque ésta puede falsificarse, sino los gestos que cada persona realiza al escribir, características que son imposibles de falsificar.

“Nadie comparte los mismos movimientos para escribir. La gente cree que forja su escritura en dos dimensiones, pero nosotros la medimos en cuatro dimensiones. Las dos que están en el papel, la tercera es la presión que se le pone a la letra. Y la cuarta dimensión es el tiempo. Este es el estándar de autenticación más avanzada que existe”, dijo John Mears, representante de Lockheed.

La aplicación reconoce a una persona a partir de medir la presión que se aplica al escribir, así como el ritmo y la velocidad de escritura. Si bien, esta técnica no es nueva, se viene usando desde hace décadas, ahora se facilita su uso gracias a la tecnología móvil.

A pesar de que la aplicación esta prácticamente lista, Lockheed indicó que no es seguro que la NSA la use de forma regular, e incluso que llegue a suplantar sistemas similares dentro de sus instalaciones.

fuente Next Gov

temas