Sony y Microsoft se unen para crea juegos y entretenimiento basados en la nube

Para competir contra Google Stadia, Sony y Microsoft forman esta inesperada unión.

En un improbable e inesperado giro de los acontecimientos, Microsoft y Sony anunciaron hoy, 16 de mayo, que se unen para abordar el futuro del entretenimiento. Las compañías planean trabajar juntas para construir futuras soluciones para el desarrollo de la nube en Microsoft Azure, que ayudará a respaldar los juegos y el streaming de contenido.

Sony también utilizará los centros de datos de Microsoft para sus propias plataformas de juego y streaming ya existentes. El acuerdo podría abrir la posibilidad de realizar, en el futuro, juegos en conjunto, a pesar de que son empresas competidoras.

La asociación le permite a Sony aprovechar la tecnología de Microsoft y apoyarla en áreas en las que la compañía ha tenido dificultades. Sony ha padecido durante años las velocidades de descarga lentas, algo que normalmente no ha afectado a los propietarios de Xbox. El uso de los centros de datos de Azure y, finalmente, el cambio a las soluciones de nube de Microsoft debería permitirle a Sony concentrarse en su propia plataforma en lugar de intentar resolver problemas técnicos. Sony también aprovechará los servicios de inteligencia artificial de Microsoft para mejorar la interfaz de usuario en sus productos.

( Kenichiro Yoshida, CEO de Sony y Satya Nadella, CEO de Microsoft) Microsoft

¿Y qué es lo que gana Microsoft con el acuerdo? Además de agregar un cliente importante a su ya muy rentable negocio en la nube, la compañía obtendrá acceso a los sensores de imagen de Sony, que planea usar para crear “nuevas soluciones de sensor de imagen inteligente”. Las compañías parecen enfocarse principalmente en cómo mejorar la funcionalidad de los sensores para clientes empresariales, aunque también son posibles las soluciones para el consumidor, como un sistema mejorado al estilo de Kinect, por ejemplo.

Esta alianza, sin duda, es una respuesta a Google Stadia. Sin duda, ambas empresas se dieron cuenta que era mejor competir unidas, que tratar de luchar por su cuenta contra Google. Veremos que resulta de esta alianza.