Sin nada del despliegue mediático que despertó el salto de Felix Baumgartner hace dos años, Alan Eustace logró romper todos los récords del deportista extremo al saltar desde la estratosfera.

En el 2012, cuando Felix Baumgartner rompió el récord de caída libre al lanzarse desde más de 39,000 metros, muchos creyeron que su marca se mantendría por mucho tiempo. Por desgracia para el austríaco, hoy por la mañana su récord fue hecho pedazos por un ingeniero especializado en informática, que además es vicepresidente senior de búsquedas en Google.

El nuevo récord ahora pertenece a Alan Eustace, un hombre de 57 años que logró su hazaña sin el despliegue mediáticos, ni los patrocinios de Baumgartner. Eustace se elevó con ayuda de un globo lleno de helio en el desierto de Roswell, Nuevo México, y al llegar a una altura de 41,424 metros (la marca de Baumgartner era de 39,068 metros) se arrojó al vacío.

Eustace dentro del traje con el que saltó
Alan Eustace dentro del traje con el que saltó

Después de 15 minutos de caída libre, durante los cuales logró romper la velocidad del sonido y alcanzar velocidades de hasta 1,287 kilómetros por hora, Eustace aterrizó en una pista abandonada cerca del lugar donde partió. Cumplida su misión, el ingeniero habló en entrevista con el New York Times y declaró:

“Fue increíble, hermoso. Se podía ver la oscuridad del espacio y se podía ver las distintas capas de la atmósfera, fue algo que nunca había visto antes. Ha sido un paseo salvaje, muy salvaje.”

Eustace llevaba preparando su salto desde hace tres años, para grabarlo sólo utilizó un par de cámaras GoPro y contó con la ayuda de un grupo de ingenieros que prepararon los instrumentos, un astronauta que lo entrenó y su valor. El ejecutivo de Google indicó después de su salto que es un piloto amateur y que varias empresas se ofrecieron a patrocinar su salto, pero rechazó todas las ofertas.

fuente The New York Times

temas