Si no eres un espía internacional, lo más probable es que nunca necesites un traje como éste. Aún así, una compañía ya ofrece ropa a prueba de balas fabricada con base en nanotecnología.

Hace un año la empresa canadiense Garrison Bespoke, dedicada la creación de trajes personalizados, recibió una solicitud muy peculiar de un cliente: fabricar un traje anti balas.

Lo interesante es que no hablamos de un simple chaleco, sino de una pieza de alta costura que alguien podría llevar a una junta con la seguridad de estar protegido frente al un disparo de una arma 9 mm y hasta de una Colt calibre 45. ¿Cómo? Gracias a que la tela incorpora nanotubos de carbono, una tecnología que originalmente fue diseñada para las tropas de Estados Unidos en Irak.

De acuerdo con Garrison Bespoke, el traje es un 50% más ligero que un chaleco de Kevlar y además posee la cualidad de mantener la elegancia, por lo que aquellos que lo usen no deben preocuparse de perder el estilo. Si creen que en su próxima reunión pueden necesitar algo así, sólo deben desembolsar unos 19 mil dólares para ordenar una de estas piezas.

fuente Garrison Bespoke

temas