La Fall Creators Update llegará a Windows 10 en septiembre.

Durante el arranque de la conferencia Build, la gente de Microsoft anunció la próxima actualización de Windows 10, que llevará por nombre Fall Creators Update y estará disponible en otoño.

Como gran novedad de esta nueva versión, Microsoft presentó lo que llama Fluent Design System, que es el resultado de lo que anteriormente conocíamos como Project Neon. Se trata del siguiente paso evolutivo de la interfaz Metro, un nuevo lenguaje de diseño con el que la compañía pretende unificar la experiencia de su sistema operativo en todos los dispositivos, incluyendo visores realidad virtual y HoloLens.

Pero ¿que significa realmente todo esto? Para empezar, la interfaz tendrá efectos y transparencias que la harán más atractiva y fluida. Cambios sutiles, pero que logran mejorar la experiencia de uso y, de paso, hacen que todo se vea mejor.

También encontraremos algo nuevo llamado Timeline que, como su nombre lo indica, es una “línea de tiempo” que nos ayudará a volver a alguna aplicación que hayamos dejado recientemente. Esto no sólo aplica para los equipos de escritorio, también para el resto de dispositivos Windows, por lo que será posible cambiar del teléfono al escritorio y seguir en el mismo espacio trabajo.

El nuevo Timeline nos ayudará a volver a alguna aplicación que hayamos dejado recientemente en alguno de nuestros dispositivos.

Siguiendo por el mismo camino de la “transparencia” entre plataformas y la productividad del Timeline, Windows 10 también contará con una función que servirá como un portapapeles en la nube. Así podremos copiar elementos desde una aplicación móvil en iOS o Android para retomarlos en Windows, algo ciertamente parecido a lo que Apple ya tiene con Continuity.

La nueva actualización de Windows 10 llegará en septiembre y aunque tal vez no se siente como un cambio revolucionario, lo cierto es que su nuevo concepto de diseño y mayor soporte multiplataforma representan un salto importante para el ecosistema Windows.

temas