La pantalla podrá hacerse más grande o más pequeña si aumentamos o eliminamos módulos.

El sueño de muchos niños y no pocos adolescentes es tener una pantalla de cine en su casa, y hasta ahora muchos se contentaban con usar un proyector para ese fin, pero finalmente podremos tener algo similar a una pantalla de cine de alta definición en el hogar gracias a Samsung. Así es, como cada año, uno de los fuertes de Samsung en el CES son sus pantallas, que suelen ser sorprendentes.

El año pasado Samsung presentó sus pantallas “transformer”, que gracias a un sistema modular permitían a sus usuarios unir varias en la sala de la casa. Ese era sólo un concepto, pero ahora presentó en el CES de este año una versión comercial que, con menos luces, se venderá a los consumidores bajo el nombre de The Wall.

Las pantallas The Wall son televisiones LED 4K con tecnología MicroLED, que permiten a cada LED (de escala micrométrica) trabajar sin retroalimentación trasera, y emitiendo luz propia. Gracias a esto, además de consumir menos energía, ofrece una mejor nitidez, colores más brillantes y una visión clara desde cualquier angulo.

La tecnología MicroLED,

Pero, más allá de las tradicionales mejoras en la definición, lo interesante de las pantallas The Wall es su tecnología modular, que se aprovechan de no contar con bisel para poder dar forma a paredes casi completas con pantallas, que permitirán al usuario tener una pantalla del tamaño que deseen. Samsung no informó de un límite para el tamaño de las pantallas modulares, ni del amaño estándar de los módulos-pantallas, pero en su stand se presumió una The Wall de 146 pulgadas, que podría ser el tamaño de los módulos, pero eso no es oficial todavía.

Aun no se anuncia el precio de estas pantallas, ni la fecha de lanzamiento, pero es seguro que estarán en el mercado este mismo año.

fuente The Verge

temas