El dispositivo sigue estando en fase de pruebas.

Dentro del CES 2016 Samsung puso al alcance de la mirada de los presentes un curioso prototipo de televisión modular. Lo más interesante del producto de la compañía coreana es que, a diferencia de otras televisiones similares (que sólo se apilan para crecer en tamaño), puede modificarse al instante de acuerdo con el gusto de su usuario.

El prototipo permite juntar varias pantallas para tener una gran televisión rectangular de 170 pulgadas, acortarla a una de menor tamaño de forma cuadrada o incluso tener varias pequeñas de diferentes formas.

El principal inconveniente del producto es que, para poder sacarle partido es necesario tener una pared completamente destinada para el dispositivo y contar con contenido que le saque partido. Como todo prototipo, no es seguro que algún día llegue a salir a la venta.

fuente Gizmodo

temas