La compañía no las ha tenido todas consigo desde el año pasado.

Los problemas no acaban para Samsung. Después de revelar que los incontables casos de Galaxy Note 7 explosivos se debían a problemas de sus baterías, ahora la compañía tuvo que enfrentar el incendio de una de sus fábricas, ni más ni menos que una encargada de la fabricación de sus tristemente famosas baterías para dispositivos móviles.

La fábrica donde se presentó el incendió está ubicada en Tianjin, China, y pertenece a Samsung SDI, una de las filiales de la compañía coreana. De acuerdo con Reuters, la causa oficial del incendio es un mal manejo en “productos de deshecho”, incluyendo, sí, baterías defectuosas de los Galaxy Note 7. Afortunadamente no hay víctimas que lamentar, solamente muchas baterías quemadas.

Durante las primeras horas del día los bomberos locales lograron sofocar el fuego, y éste no logró extenderse por la mayor parte de las instalaciones de Samusung. De hecho, la compañía sostiene que el incendio no impactó en ninguna de las zonas importantes de la fábrica.

El gobierno de Tianjin dijo que para sofocar el incendio se utilizaron 110 bomberos y 19 camiones con pipas de agua. Por lo que el incendio pudo ser más fuerte de lo que indica la información oficial. Incluso Reuters especula que el incendio fue más fuerte de lo que se ha querido revelar, y que los testigos que entrevistaron (incluyendo bomberos) sostienen que el incendio se originó en el taller de producción de las nuevas baterías de los Galaxy 8, algo que la compañía evitaría a toda costa revelar luego de sus escándalos recientes.

fuente Reuters

temas