Allen era amigo de Bill Gates desde la adolescencia.

Paul Allen

(Miles Harris)

Paul Allen, el otro fundador de Microsoft junto a Bill Gates, falleció este lunes a los 65 años de edad a causa de un cáncer.

Desde hace unas semanas se sabía que Allen estaba recibiendo un nuevo tratamiento para combatir un linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer que ataca a los glóbulos blancos de la sangre y que lo aquejaba desde hace varios años.

Allen era amigo de Bill Gates desde la adolescencia, debido a que ambos se interesaron en la computación desde muy jóvenes. Por eso, Allen y Gates fundaron juntos Microsoft en 1975, después de que ambos abandonaron la universidad.

La idea original al fundar Microsoft era diseñar software para las computadoras personales, sobre todo en un momento en que parecía estaban destinadas a suplir a las máquinas de escribir en las oficinas. Así, firmaron un acuerdo en el que dividían las acciones de la empresa quedando el 64% de Microsoft en manos de Gates y el 36% restante era para Allen. Ellos no sabían que esas acciones terminarían por tener un valor millonario.

Al lograr un acuerdo con IBM en 1982, y descubrir que no terminarían a tiempo de programar su sistema operativo, compraron Q-DOS por 50,000 dólares, le hicieron pequeños cambios y, lo rebautizaron como MS-DOS.

Paul Allen y Bill Gates
Paul Allen y Bill Gates en 1981. (Microsoft)

Paul Allen y Bill Gates

Allen y Gates

Poco después de cerrar el trato con IBM, Allen abandonó la compañía en 1982 para tratar sus problemas de salud. Pero permaneció como miembro de la junta directiva de Microsoft, misma que abandonó en el año 2000 para dedicar sus esfuerzos y fortuna a proyectos de filantropía, entre los que destacaba financiar el Instituto Allen en Ciencia del Cerebro en Seattle.

La hermana de Paul, Jody Allen, lanzó un comunicado a nombre de su familia:

“Mi hermano era un individuo notable en todos los niveles. Si bien, la mayoría conocía a Paul Allen como tecnólogo y filántropo, para nosotros era un hermano y un tío muy querido y un amigo excepcional. La familia y los amigos de Paul fueron bendecidos al experimentar su ingenio, calidez, generosidad y profunda preocupación. Pese a todo lo apretado de su agenda, siempre había tiempo para sus familiares y amigos. En este momento de pérdida y dolor para nosotros, y para muchos otros, estamos profundamente agradecidos por el cuidado y la preocupación que demostró todos los días “.

Desde hace décadas, Allen se había transformado en un inversor de alto perfil, apoyando proyectos como el Museo de la Cultura Pop de Seattle o trabajando en su propia compañía aeroespacial llamada Vulcan Aerospace, con la que construyó el avión más grande del mundo. También era inversionista en equipos deportivos, como los Portland Trail Blazers y los Seattle Seahawks.

fuente Paul Allen (Twitter)

temas