Microsoft cancela el desarrollo de su IA para ‘hablar’ con personas muertas

Microsoft cancela y abandona el proyecto de la IA para hablar con personas muertas como en Black Mirror... por fortuna (?)
Fuente: Pixabay

Después de que se filtrara la patente de Microsoft para el desarrollo de una IA para un chatbot que podría emular a personas muertas o personajes de ficción, la empresa desechó todos estos rumores y negó que esto se esté planeando para ser lanzado como producto.

Fuente: Pixabay

Según la misma empresa, esta sería una tecnología demasiado perturbadora. Sin embargo, la patente filtrada, con fecha de diciembre de 2020, fue presentada por primera vez en 2017, por lo que han pasado tres años en los que el desarrollo de su IA de conversaciones ha estado evolucionando, a pesar de que pueda o no convertirse en un chatbot de este tipo.

La información filtrada mostraba que este tendría herramientas para el reconocimiento de patrones en las conversaciones por texto y voz de las personas de ficción o muertas que quisieran ser replicadas a través de esta herramienta. Es decir, tal cual como en Black Mirror, este se serviría de grabaciones de video y voz, así como mensajes de texto, mails, notas de texto, etcétera, para replicar la forma de hablar y comunicarse de una persona.

Las tecnologías de conversación, así como la Inteligencia Artificial de lenguaje, ha avanzado de manera significativa en los últimos años, por lo que una herramienta así no sería nada rara de ver en un futuro cercano. Por ahora, Microsoft no parece ser quien la lleve a cabo, pero existen muchas IA de lenguaje que ya están operando en el mundo.

Fuente: Pixabay

Las más sencillas y las más notorias son aquellas que están en los asistentes por voz para hogar, como Alexa o Google Home, así como los asistentes de smartphones y dispositivos inteligentes, como lo son Siri y Ok Google. Estos son pequeñas muestras y aplicaciones de este tipo de tecnología.

Como tal, sus usos y sus alcances siguen sin estar reconocidos y bien identificados en el mercado doméstico, pero dentro de la industria pueden seguir ayudando a automatizar procesos en los que máquinas y humanos comparten herramientas y espacios de trabajo.

***

ANUNCIO