El autobús elevado de China resultó ser una estafa

La policía china ya está investigando a la empresa detrás de este fraude millonario.

El año pasado el Transit Elevated Bus (o TEB-1) nos sorprendió a todos al ser un transporte que, literalmente, pasaba sobre los autos con la finalidad de reducir el tráfico en China. Sin embargo, luego de la inauguración oficial del vehículo, las autoridades del país asiático empezaron a sospechar que todo se trataba de una estafa.

El día de ayer la policía de Beijing anunció que abrió una investigación sobre los responsables del proyecto TEB-1 por supuesta recaudación de fondos de manera ilegal. Según las autoridades, se trata de 30 personas que están conectadas con la estafa que también involucra a la empresa Huaying Kailai, la cual elevó los fondos individuales para la creación del autobús.

La policía china está tratando de recuperar los fondos de los 72 inversores que han presentado una demanda contra la compañía, la cual se presume malversó 1.3 mil millones de dólares tan sólo dos meses después de que el autobús iniciara las pruebas en la ciudad de Qinghuangdao. Además, a la empresa Autek, encargada de fabricar el autobús, todavía se le debían millones de dólares a finales del año pasado.

Luego de todo esto, el gobierno de la ciudad china tomó la drástica decisión de poner el TEB-1 fuera de circulación, al menos hasta que todo este fraude se resuelva. Mientras tanto, ya hay en camino otros proyectos de transporte en China, como el tren autónomo que se guía a través de líneas pintadas en la calle y que se espera empiece a funcionar en 2018. Ahora sólo esperemos que no resulte también en una gran farsa.

vía The Verge

fuente Quartz

temas