No es un coche volador, pero se acerca a lo que vimos en Volver al Futuro.

En los últimos años, DeLorean Motors Company se había centrado en la reparación y restauración de todos los vehículos DMC-12 que existen alrededor del mundo. Pero ahora, después de volver a fabricar nuevas y limitadas versiones de su auto clásico (que pasó a la historia del cine gracias a Volver al Futuro), la compañía dará un giro y se centrará en producir vehículos voladores que serían la envidia de una película de ciencia ficción de los setenta.

En realidad la nueva DeLorean Aeroespace, compañía propiedad de Paul DeLorean (sobrino del fundador de la marca automotriz) no tiene una relación directa con la original DeLorean, pero se aprovecha de la fama de la automotriz para publicitar el primer prototipo de su vehículo volador, lamentablemente no será como el mítico DMC-12 (ni siquiera se parece en el diseño), sino un transporte de despegue y aterrizaje vertical (VTOL), con capacidad para dos pasajeros.

El DR-7 VTOL, nombre del vehículo volador de DeLorean Aerospace, funciona gracias a dos propulsores colocados estratégicamente para permitir el despegue y aterrizaje del transporte. El DR-7 VTOL mide 6 metros de largo por 5.6 de ancho y busca impactar en un pequeño mercado. El vehículo será eléctrico y su batería tendrá capacidad para brindar 200 kilómetros de autonomía por carga.

si todo sale bien, el primer lote de DR-7 VTOL llegarán al mercado a mediados del 2018, intentando que a donde vayamos no necesitemos caminos.

fuente DeLorean

temas