Howard Schultz dejará de ser el CEO de la compañía que fundara en 1971.

Después de convertir a Starbucks en la cadena de cafeterías más grande del mundo, el CEO Howard Schultz se despide del mando. Schultz entregará la directiva al jefe de operaciones Kevin Johnson, el cual ha estado en el cargo desde el 2009.

Johnson viene a ser algo así como el gurú tecnológico de la compañía, trabajaba para Microsoft y Juniper Networks Inc. hace algún tiempo. Y dentro de su impresionante currículum está el haber formado parte del Comité Aseror de Telecomunicaciones de Seguridad Nacional, en 2008, donde sirvió a los presidentes George W. Bush y Barack Obama.

Starbucks ha tomado una importancia notable en el ámbito de las cafeterías gracias a sus innovaciones. Y es que a quién no le gustaría contar con una aplicación para pagar el café desde su smartphone, programar la hora a la que vas a pasar y no hacer ningún tipo de fila si es que llevas prisa. Bueno pues Kevin Johnson fue la mente detrás de esta propuesta que ahora todo mundo puede disfrutar.

La idea de Johnson fue un éxito para Starbucks y esto les generó una mayor obtención de ingresos. Ésta ha puesto a Starbucks por delante de sus pares, y le permite servir a más clientes más rápidamente. Las ventas, por ejemplo, aumentaron un 5% en el continente americano en el trimestre más reciente. Los pagos móviles representaron aproximadamente el 25% de las transacciones de Estados Unidos en ese periodo. De modo que su nombramiento no es más que un guiño de que la nueva dirección estará enfocada en seguir desarrollando todo tipo de tecnologías para mejoras sus servicios.

Johnson asumirá el cargo el 3 de abril del próximo año. Sin embargo, eso no significa que Schultz se vaya de la compañía, él mantendrá el papel de presidente ejecutivo de Starbucks, y se centrará en el lanzamiento de su marca de lujo Starbucks’ Reserve Roasteries.“No voy a dejar la compañía”, dijo Schultz, de 63 años, en una conferencia telefónica después de que el cambio se anunciara el jueves, “Pero Kevin y el equipo están a cargo”.

Esto, por otra parte, y como sucede siempre con este tipo de alteraciones, espantó a los inversionistas. La sustitución del CEO sacudió más de lo esperado y rápidamente las acciones se desplomaron un 12%, incluso cuando Johnson fue visto como un posible sucesor desde que tomó el segundo puesto el año pasado. En Alemania, por ejemplo, las acciones cayeron un 2.4%, el equivalente de 57.13 dólares en operaciones antes de que los mercados estadounidenses abrieran este viernes.

Las preocupaciones son legítimas, pues Schultz es quien ha llevado a Starbucks de la mano hasta donde está. Durante las últimas tres décadas, el empresario convirtió a gran parte del mundo en aficionados al café, con sus lattes y mochas en 70 países. Y de pasada ha utilizado a la compañía para perseguir causas sociales –a veces con poca fortuna– como las luchas raciales y la sostenibilidad, abrir establecimientos en áreas de bajos ingresos y apoyar el matrimonio gay.

Por otro lado, Schultz, como CEO, ya tuvo un primer retiro en el 2000 para después volver en el 2008, luego de que Starbucks sufriera una grave recaída. La compañía, con sede en Seattle, había abierto muchos lugares bastante rápido y fue golpeada por la crisis financiera de entonces, y el CEO nuevamente fue el héroe de esa historia. Esperemos que Johnson continué haciendo mejoras tecnológicas en la compañía para que los clientes de esta franquicia cafetera sigan disfrutando sus beneficios.

vía Bloomberg

fuente Starbucks

temas