Los cacos no distinguen clase social, ni país.

Se dio a conocer que un ex-directivo de Foxconn, el mayor ensamblador de dispositivos tecnológicos del mundo, fue acusado de un peculiar robo interno. Tsai, el gerente de origen taiwanés del que sólo se conoce su apellido, robó 5,700 iPhones con ayuda de sus subalternos.

Tsai trabajaba en el departamento de pruebas de Foxconn en la planta de la compañía ubicada en Nueva Taipei, donde se revisaba que todos los dispositivos funcionaran eficientememente. El ratero ordenó a ocho de sus subalternos sacar de contrabando miles de iPhones 5 y 5S, que en teoría debían revisar. El truhan logró que su fechoría pasara inadvertida durante dos años, inicialmente argumentando que los teléfonos que no aparecían eran defectuosos.

En realidad, el malandrín y sus achichincles vendieron los iPhones en las tiendas tecnológicas de la ciudad de Shénzhen. Se calcula que el delito del caco taiwanés le reportó una ganancia de 1.5 millones de dólares.

Foxconn descubrió el robo luego de una auditoría interna y de inmediato denunció a Tsai, quien fue apresado durante unas horas, pero salió libre luego de pagar una fianza. El raterillo se encuentra en espera de que inicie su juicio. Tsau podría enfrentar una condena máxima de 10 años de cárcel de acuerdo con los medios locales.

fuente Asia One

temas