La revolución de los smartphones empezó un 9 de enero del 2007 con la presentación del primer iPhone.

Steve Jobs presentacion primer iPhone

(Paul Sakuma/AP)

“Este es un día que he estado esperando durante dos años y medio”: así comenzaba la mítica conferencia en la que Steve Jobs presentaría el primer iPhone, cambiando para siempre la industria tecnológica. Fue el 9 enero del 2007 en el marco de la Macworld que se llevó a cabo en el Moscone West de San Francisco, California.

La keynote de Jobs empezó con un repaso de algunos productos que revolucionaron la industria, poniendo de ejemplo a la primera Macintosh de 1984, y al iPod que los de Cupertino habían lanzado en 2001. Así, Steve anunciaba que Apple tenía preparados tres nuevos productos: un iPod con pantalla widescreen y controles táctiles, un dispositivo de comunicación por internet y un teléfono. Los presentes en el auditorio gritaban y aplaudían como niños en un parque de diversiones.

Con ese talento genial que el fundador de Apple tenía para las presentaciones, supo darle un giro dramático al discurso: no eran tres productos separados, era uno y se llamaba iPhone. Entonces la gente se volvió loca.

Todo esto ocurrió en los primeros tres minutos de la conferencia. Luego Steve comenzó a hablar de los smartphones de Motorola, BlackBerry, Palm y Nokia; de cómo todos los modelos tenían botones físicos y era necesario una nueva interfaz. No, no era un stylus, era “el mejor dispositivo para apuntar en el mundo”: el dedo.

Steve Jobs presentacion primer iPhone
“Apple reinventa el teléfono”, se lee en un texto detrás de Steve Jobs. (Wikimedia Commons)

Una pantalla de 3.5 pulgadas (“es muy grande”, señala Steve), resolución de 160 ppp, tecnología multitáctil, 11.6 mm de grosor, cámara de 2 MP, acelerómetro, sensor de proximidad y de luz ambiental. Así era el iPhone, y todos estaban impresionados.

Después llegó la hora de ver el aparato (un prototipo, en realidad): un bloque rectangular con bordes redondeados, una enorme pantalla al frente y un botón circular en la parte inferior. Bastó con que Jobs desbloqueara el teléfono al deslizar el dedo sobre la pantalla para tener a todo el auditorio en la palma de su mano. Esto, son apenas los primeros 15 minutos de una keynote que hoy ya es leyenda.

Suenan los Beatles y Bob Dylan; hay llamadas a Jony Ive y Phil Schiller, además de un mensaje de voz del futuro mandamás, Tim Cook; Eric Schmidt (entonces CEO de Google y miembro de la junta directiva de Apple) y Kerry Yang (ex CEO de Yahoo) son los invitados de honor.

Ese fue el día en que Steve Jobs nos mostró cómo sería el futuro de la telefonía móvil a partir de entonces, un día que como él mismo lo dijo, se reinventaría el teléfono.

Aquí pueden ver la presentación completa de aquél 9 de enero y, créanme, no necesitan ser fans de Apple para disfrutarla:

temas