La revolución de los smartphones empezó un 9 de enero del 2007.

“Este es un día que he estado esperando durante dos años y medio”, así comienza la mítica conferencia en la que Steve Jobs presentaría el primer iPhone, cambiando para siempre la industria tecnológica. Fue el 9 enero del 2007 en el marco de la Macworld que se llevó a cabo en el escenario del Moscone West de San Francisco, California; un día como hoy pero de hace 8 años.

La keynote de Jobs empieza hablando de los productos que logran revolucionar al mundo, poniendo de ejemplo a la primer Macintosh en 1984, y al iPod que los de Cupertino habían lanzado en 2001. Así, Steve anuncia que ese día Apple tenía preparado tres nuevos productos: un iPod con pantalla widescreen y controles táctiles, un dispositivo de comunicación por Internet y un teléfono móvil. Los presentes en el auditorio gritan y aplauden como niños en una confitería.

Con ese talento genial que el fundador de Apple tenía para las presentaciones, Steve Jobs supo darle un giro dramático al discurso: no eran tres productos separados, era uno solo. ¿Su nombre? iPhone. La gente se vuelve loca.

Todo esto ocurre en los primeros 3 minutos de la conferencia. Luego Steve comienza a hablar de los smartphones actuales de Motorola, BlakcBerry, Palm y Nokia; de cómo todos los modelos tenían botones físicos y se necesitaba una nueva interfaz. No, no era un stylus, era “el mejor dispositivo para apuntar en el mundo”, dice Jobs: el dedo.

iPhone-2
“Apple reinventa el teléfono”

Una pantalla de 3.5 pulgadas (“es muy grande”, señala Steve), resolución de 160 ppp, tecnología multitáctil, 11.6 mm de grosor, cámara de 2 MP, acelerómetro, sensor de proximidad y de luz ambiental. Así era el iPhone, y todos estaban impresionados.

Después llegó la hora de ver el aparato (un prototipo, en realidad): un bloque rectangular con bordes redondeados, una enorme pantalla al frente y un botón circular en la parte inferior. Bastó con que Jobs desbloqueara el teléfono al deslizar el dedo sobre la pantalla para tener a todo el auditorio en la palma de su mano. Esto, son apenas los primeros 15 minutos de una mítica keynote que dura más de una hora.

Suenan los Beatles y Bob Dylan; hay llamadas a Jony Ive y Phil Schiller, además de un mensaje de voz del futuro mandamás, Tim Cook; Eric Schmidt (entonces CEO de Google y miembro de la junta directiva de Apple) y Kerry Yang (ex CEO de Yahoo) son los invitados de honor.

Ese fue el día en que Steve Jobs nos mostró cómo sería el futuro de la telefonía móvil a partir de entonces, un día que como él mismo lo dijo, se reinventaría el teléfono. Acá la keynote completa de aquél 9 de enero y, créanme, no necesitan ser fans de Apple para disfrutarla:

temas