Pero esta vez dejará de lado el uso de su plataforma marina.

Después de lamentarse por no ser la primer compañía espacial en conseguir reutilizar un cohete y controlar su descenso, viéndose superada por Blue Origin (la compañía espacial fundada y dirigida por Jeff Bezos), SpaceX volverá a intentar la hazaña, pero con ligeros cambios que podrían deberse al triunfo de su competidora.

La principal diferencia del próximo intento por lograr un descenso controlado de un cohete Falcon 9, es el lugar donde intentarán el aterrizaje. Hasta ahora SpaceX había buscado conducir su cohete hasta una plataforma flotante, pensando en que, por ley, los cohetes tienen que programar su caída alejada de zonas habitadas.

SpaceX plataforma
La plataforma flotante que SpaceX.

Así, en una fecha todavía por determinar, SpaceX intentará aterrizar un Falcon 9 directamente en Cabo Cañaveral, una de las bases espaciales de la NASA en Florida. La decisión de la compañía podría deberse a que el logro de Blue Origins fue en tierra firme.

A pesar de todo, Elon Musk sigue afirmando que se encuentran por encima tecnológicamente de Blue Origin, quienes “solamente” pudieron realizar un vuelo suborbital con su cohete, mientras que los cohetes de SpaceX ya llevan cargas a la Estación Espacial Internacional.

fuente Florida today

temas