Los Premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos honraron a la heroína de la NASA

En este momento todos los periódicos, noticieros y programas de espectáculos dedican un espacio enorme para hablar de la polémica 89ª entrega de Oscars. Lamentablemente, la mayoría del espacio se centra en el error que permitió que, durante unos minutos, todos pensaran que La La Land había triunfado por encima de Moonlight por un error de los organizadores. Sin embargo, la ciencia tuvo un momento en la ceremonia que no pasó de noche para los amantes de los viajes espaciales.

Janelle Monae, Taraji P. Henson y Octavia Spencer, las estrellas de la película Hidden Figures, subieron a entregar el Oscar a Mejor Documental. Pero antes, dedicaron unas emotivas palabras para presentar y honrar a Katherine “The Human Computer” Johnson, la física afroamericana que, junto con sus colegas Dorothy Vaughan y Mary Jackson, ayudó de manera trascendental al proyecto Mercury, que permitió los viajes espaciales de la NASA, e incluso la conquista de la Luna.

“Las películas sobre las vidas de hombres y mujeres que aparecen en los libros de historia siempre han sido atractivas para los guionistas. A veces los nombres de los héroes de esas películas son muy famosos. Pero también, en muchas ocasiones, estas películas ponen el foco de atención en aquellos cuyos nombres solamente eran conocidos por muy pocos, pero son historias que merecen ser contadas. Tuvimos el honor de participar en una película inspiradora sobre tres de ese tipo de mujeres, cuyo brillo hizo posible los logros de nuestra nación en el espacio. Por favor, denle la bienvenida a una auténtica heroína americana de la NASA: Katherine Johnson”.

Después de las palabras de presentación, todos los asistentes se pusieron de pie para aplaudir a Johnson. La científica de 98 años únicamente pudo responder: “muchas gracias”.

Katherine Johnson, hija de un leñador y una maestra de primaria, fue una niña que amaba las matemáticas, pero vivía en un condado de Virginia Occidental donde los niños negros solamente podían estudiar hasta la primaria. Con el apoyo de sus padres, la joven pudo asistir a la secundaria en un condado vecino, y a la postre entró a la Universidad Estatal de Virginia Occidental, donde se graduó con honores de las carreras de Física y Francés a la edad de 18 años. A los 20 fue una de los 3 primeros estudiantes afroamericanos (y la primera mujer) que pudieron estudiar un posgrado en la Universidad de Virginia Occidental, Campus Morgantown, además inició una carrera de docente de matemáticas en una pequeña escuela local.

Al salir de la universidad, y después de varios años dedicada a la docencia, Johnson logró ingresar a la NACA (Comité Asesor Nacional para la Aeronáutica, por sus siglas en inglés), el antecedente de la NASA. En la NACA, Johnson trabajó en el Departamento de Guía y Navegación, donde ganó mucho prestigio por sus sorprendentes habilidades matemáticas. Más tarde se trasladó al área de Controles de Naves Espaciales, donde, a finales de los años cincuenta, calculó la trayectoria del vuelo espacial del primer estadounidense que viajo al espacio, ni más ni menos que el mítico Alan Shepard.

Katherine Johnson en su juventud y cuando recibió la Medalla Presidencial de la Libertad

Ya en el Centro de Investigación Langley de la NASA, Johnson formó parte del Proyecto Mercury desde 1961, donde se dedicó a comprobar los datos de las potentes computadoras de la agencia, por eso se ganó el apodo de “The Human Computer” (La Computadora Humana). Su famosa capacidad matemática y su enorme reputación por dar con resultados matemáticos exactos, ayudaron a la NASA a dar un salto tecnológico y comenzar a confiar en las computadoras, todo un logro en la era de la carrera espacial. Incluso Johnson formó parte del Proyecto Apolo, calculando la trayectoria del vuelo del Apolo 11 hacia la Luna, y de varias de las siguientes misiones al espacio. La científica permaneció en la NASA, a cargo de importantes proyectos, hasta su jubilación en 1979.

En el 2015, de manos del presidente Barack Obama, recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, el reconocimiento civil más importante del país. A pesar de ser un personaje muy importante dentro del mundo científico, fue hasta el año pasado, cuando se estrenó en Estados Unidos la película Hidden Figures (todavía en cartelera en México), que Katherine “The Human Computer” Johnson comienza a ser reconocida por el gran público.

temas