Fantastic Four y las consecuencias de ganar la carrera espacial

Te contamos la historia de cómo el origen de los Fantastic Four está íntimamente relacionado con la carrera espacial.
Los Fantastic Four también hicieron su aportación a la carrera espacial. (Foto: Marvel Comics)

El primer número de The Fantastic Four por Stan Lee y Jack Kirby no sólo fue el inicio de la llamada Era Marvel, también es uno de los ejemplos más sobresalientes de cómo la carrera espacial influyó en la cultura pop que configuró la última utopía del siglo XX.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial y hasta mediados de los setenta, las potencias de la época, Estados Unidos y la Unión Soviética, estuvieron en una abierta competencia en varios aspectos. Uno de ellos fue la llamada carrera espacial, la exploración del espacio exterior por medio de satélites artificiales y misiones tripuladas. La tensa rivalidad se manifestó, sobre todo, de manera propagandística en los productos pop. En el caso de Marvel significó su punto de partida.

(Marvel Comics)

Cuenta la leyenda que en 1961 llegó a oídos de la gente de Marvel la noticia del éxito obtenido por el cómic de DC, Justice League of America. En respuesta, se le encargó a Stan Lee crear un título protagonizado también por un equipo de superhéroes. Para ese momento, Lee tenía el empeño de desarrollar el tipo de historias que a él le gustaría leer. Es así como se le ocurrió la historia de un cuarteto de personas que trabajan en un cohete para viajar al espacio. Ellos, por una especie de impulso patriótico, deciden probar el vehículo pese a que existen sospechas de que el blindaje es insuficiente para bloquear los rayos cósmicos. Esto tiene sin cuidado a Reed Richards, quien sonsaca a su novia y amigos (Sue Storm, Johnny Storm y Ben Grimm) para viajar en el cohete sin siquiera tener el permiso de las autoridades.

(Marvel Comics)

“A menos que quieras que los ‘commies’ nos ganen”, espeta Sue al reticente Ben.

La Edad de Plata (o Era Marvel) se caracterizó por una abundancia casi pedagógica de elementos de ciencia ficción en las historias de superhéroes. Es así como personajes como Flash (en DC) o Hulk y Spider-Man (en Marvel), entre otros, obtuvieron sus poderes producto de su curiosidad científica. Y es que, durante la posguerra, la ciencia se convirtió en la llave del paraíso prometido secular. Había que señalarles a los jóvenes lectores la importancia de estudiar una carrera científica en un mundo dominado por la técnica.

Dicho planteamiento alcanza su cúspide en la carrera espacial, tal como se demuestra en The Fantastic Four de Lee y Kirby. Más allá de la frívola competitividad de las superpotencias y las editoriales de cómics, el viaje espacial simboliza la última utopía. Entonces se pensaba en la posibilidad de que quizá allá afuera, en la Luna o en Marte, estaban las soluciones o las respuestas a las preguntas que no pudimos contestar aquí.

(Marvel Comics)

No fue el caso ni en la ficción, ni en la realidad. Como bien saben, Reed y sus amigos experimentaron en su carne el body horror a causa de los rayos cósmicos. Drásticas deformaciones y combustión espontánea fueron el inicio, y no el fin, de su viaje.

(Marvel Comics)

Reed se convertirá en el elástico Mister Fantastic; Sue Storm en la Invisible Girl, luego Invisible Woman; Johnny Storm en la Human Torch; mientras que el único que se opuso al viaje espacial, Ben Grimm, quedó convertido (más o menos) para siempre en el monstruoso The Thing, como si se tratara de un castigo del destino. Ya con el nombre de Fantastic Four, la familia estelar del universo Marvel, continuarán con su vocación de exploradores, irán al espacio e incluso a otras dimensiones.