De la antigua Roma a México, este es el viaje que han tenido los huachicoleros.

huachicoleros

(EFE/Francisco Guasco)

De acuerdo a la Academia Mexicana de la Lengua el termino Huachicolero se deriva del sustantivo huachicol o guachicol y se utiliza para definir dos profesiones. La primera es la persona se dedica a bajar fruta de los árboles utilizando un cuachicol o huachicol y la segunda es aquel “delincuente” que fabrica “bebidas adulterada con alcohol, principalmente de caña”. Hoy en día la palabra define a las personas u organizaciones que se dedican a robar gasolina perforando los oleoductos que la conducen.

¿Cómo es que concepto de huachicolero llegó a este punto? La respuesta a esta pregunta trae consigo una sorpresa, pues su origen no está muy alejado de la forma en la que la usamos hoy en día.
Pese a que a primera oída suena como una palabra náhuatl, el origen de la palabra huachicol es el latin. En su blog, el escritor Arturo Ortega Morán afirma esta palabra es derivada de “aquatio” que significaba “aguado”.

“En italiano, la palabra se fue descomponiendo (aquatio>quatio>guatio>guazzo) hasta dar la voz “guazzo” que significa lo mismo: aguado”, explica el lingüista.

A mediados del siglo XVI se utilizaba el término “a guazzo” para referirse a una técnica de pintura que cuando llegó a Francia a mediados del siglo XVIII se convirtió en “gouache” (que se pronuncia guach). Un siglo más tarde, en el XIX, la técnica llegó a México y era conocida como “a la gouache”. A grandes rasgos es el uso de pintura diluida en agua, parecida a la acuarela, pero con la diferencia de que esta presenta colores sólidos.

“Del concepto de preparar pinturas “a la gouache” (pronúnciese “a la guach”), es decir, diluidas en agua, el “populus” hizo metáfora y se inventó una jocosa palabra: “guachicol” (alcohol aguado) para referirse al tequila, aguardiente o cualquier bebida espirituosa que los vivaces diluían en agua para aumentar las ganancias. Así que los primeros “guachicoleros” fueron los que adulteraban las bebidas alcohólicas”, explica Arturo Ortega Morán.

En el siglo XX los que comerciaban con combustibles hicieron suya está técnica del guachicol (diluir combustible) y con la explosión del robo de combustible de los últimos años la palabra llegó a boca de todos.

fuente Capsula de lengua

temas