Un diputado federal comenzó una ofensiva en contra de los videojuegos violentos porque “pueden provocar desmesura” en los niños.

El Partido Verde Ecologista de México, la institución política que violó sistemáticamente la Ley de Partidos Políticos en las elecciones anteriores, está en boca de todos los gamers mexicanos por una nueva propuesta de su grupo parlamentario en la Cámara de Diputados. La iniciativa fue elaborada por el diputado Antonio Cuéllar Steffan, representante legal de Grupo Televisa durante varios años.

Esta propuesta busca modificar la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para castigar con multas que alcanzarían hasta los 30 mil días de salario mínimo (más de 2 millones de pesos) a quienes distribuyan, vendan o pongan a disposición de niñas, niños y adolescentes, videojuegos clasificados para adultos o que inciten o promuevan la violencia o hagan apología del delito, independientemente de su clasificación. Es decir, cualquier juego de peleas, desde Mortal Kombat hasta Super Smash Bros podrían dejar de estar al alcance de los adolescentes por “promover la violencia”, no digamos juegos más violentos gráficamente como Call of DutyGrand Theft Auto.

Mortal_Kombat_11
Juegos como Mortal Kombat X ya no estaría al alcance de los niños y adolescentes

Cuéllar Steffan sostiene que los videojuegos con contenidos violentos o sexuales representan un riesgo para el comportamiento, desarrollo mental, sano entendimiento y relaciones sociales de niños y niñas.

“[Los niños] por su estadio de desarrollo psicosocial se encuentran en una posición más vulnerable frente a esos contenidos. [Los juegos] pueden generar desmesuradas conductas de repetición sobre todo de parte de los menores, como el caso del asesinato del niño de nombre Chistopher Raymundo Márquez, el pasado 15 de marzo en Chihuahua, en el que se vieron involucrados cinco menores de edad, que de manera violenta privaron de la vida al menor, argumentando en su defensa que todo fue parte de ‘un juego’”, indicó Cuéllar Steffan en su exposición en la Cámara de Diputados.

El diputado y articulista de El Financiero, sostiene que prohibiendo los juegos violentos se evita un factor que contribuye al desequilibrio del desarrollo mental de la juventud.

“La exposición de los menores a esos contenidos es una agresión a su sano desarrollo psíquico y social, pues los videojuegos no sólo presentan la trasmisión de imágenes y sonidos a un sujeto pasivo, sino que demandan la interacción del jugador para que se concrete realmente el fin del producto. Por ello, el Estado mexicano tiene la obligación de tutelar el interés superior del niño, por lo que se deben evitar riesgos a su integridad a través de normas que disuadan y sancionen conductas que en ejercicio de un derecho de terceros, afecten a este sector de la población”, siguió argumentando el diputado.

De inmediato, las redes sociales se llenaron de comentarios en contra de Cuéllar Steffan:

Esta no es la primera ocasión que los políticos emprenden campañas en contra de los videojuegos, hace tan sólo un año el gobierno federal pretendía crear una nueva forma de clasificar los juegos de video, como parte de la Ley Telecom. ¿Están de acuerdo en que los videojuegos violentos afectan las conductas de los niños y jóvenes?

fuente El Universal

temas