Una startup neoyorquina une fuerzas con Polo Ralph Lauren para darnos una idea de lo que podría ser el futuro. 

Para muchísimas personas, ir de compras para llenar su clóset con cosas nuevas podría parecer todo un ritual, y uno de los puntos más importantes a la hora de elegir qué llevar y qué no de las tiendas, es el momento de ir al probador. Pero si ustedes son como yo, entonces encontrarán esa parte del ritual como algo incómodo, caluroso, molesto y en ocasiones hasta tardado si quieren llevar mucha ropa.

Pensando en mejorar lo que se supone que desde el principio debería de sentirse como algo satisfactorio, la startup neoyorquina Oak Labs fundada este año, unió fuerzas con la firma Polo Ralph Lauren para llevar a Nueva York el primer “probador inteligente” que promete acelerar y mejorar mucho más la experiencia de adquirir ropa nueva.

Las primeras pruebas de este experimento se están llevando a cabo en la famosa tienda de Ralph Lauren en Nueva York. El resultado es una forma elegante, sencilla y sobre todo, cómoda de buscar nuestra ropa. ¿En qué consiste? Sencillo, el cliente entra en el probador, e inmediatamente, cuando sus sensores detectan nuestra presencia, optimiza la iluminación y posteriormente una antena RFID instalada en el espejo detecta cuál es la ropa que llevamos en el momento, dejándonos ver en la pantalla si hay más colores disponibles o bien, ordenar que nos lleven una talla distinta a la que tenemos en la mano.

El espejo cuenta con varias interacciones diferentes: como mencioné antes, cuando ordenamos más ropa para probarnos, a través de una aplicación en iPad, un encargado de la tienda podrá saber qué es lo que necesitamos y llevárnoslo hasta el lugar en el que estamos o, incluso podemos cambiar el tipo de iluminación para imaginar cómo se verá la prenda dependiendo la ocasión.

Según el CEO de Oak, Healey Cypher, la idea de esta novedad es que toda la interacción se sienta mucho más natural y humana que antes. Además, también asegura que esta nueva experiencia puede motivar mucho más al cliente para llevar lo que se prueba en lugar de dejarlo.

vía The Verge

fuente Oak Labs

temas