La organización sin ánimo de lucro diseñada por Nicholas Negroponte bajó el numero de sus acciones caritativas y cerró parte de sus oficinas.

De acuerdo con información difundida por blogs de noticias relacionados al proyecto One Laptop Per Child (OLPC), la iniciativa está a punto de morir, debido a que no cuenta con fondos para seguir llevando a cabo sus operaciones. La prueba más palpable de lo anterior es que OLPC cerró sus oficinas de Boston.

Después de que se difundiera la información, OLPC publicó una declaración escrita en la que manifiesta que ha subcontratado a la mayoría de su equipo de programación y desarrollo, debido a que la organización se está convirtiendo en un “agnóstico” del hardware y su sistema operativo.

“Preferimos concentrarnos en nuestro principal valor, la educación (…). Para ello tenemos nuevos y emocionantes planes y proyectos en el horizonte, incluyendo la implementación de proyectos a gran escala en varias regiones del mundo.”

Parece que el objetivo inicial con que nació OLPC, que era el de crear una computadora de muy bajo costo para los niños de los países subdesarrollados, está cerca de llegar a su fin. Sin embargo, el grupo con base en Miami confirmó ayer en un comunicado que seguirá con sus operaciones en países como Uruguay y Costa Rica.

Todo indica que solo se trata del cierre de un capítulo en los esfuerzos de esta iniciativa por mejorar la educación en todos los rincones del mundo, aunque esta vez la tecnología no será el eje central de la estrategia.

*Foto de portada: Carla Gomez Monroy

vía Gizmodo

fuente OLPC News

temas