Todo el mundo parece saber qué es lo mejor para Nintendo, menos los ejecutivos de la marca. Por todas partes vemos opiniones de pseudo-especialistas y de comentaristas de ocasión que la mayoría de las veces no saben nada sobre la historia de esta gran compañía ni de su naturaleza. La verdad es que la respuesta para la crisis que actualmente vive la “Gran N” no es tan sencilla como parece, y hasta cierto punto es normal que sus dirigentes estén paralizados.

Esta semana ha sido una de las más funestas para la compañía de Satoru Iwata. Tras el anuncio de que las ventas del Wii U y del 3DS están muy por debajo de las estimaciones, las acciones de la empresa sufrieron una baja de hasta un 20%. Sin duda, gran parte de esta crisis se debe a la llegada del XBO y el PS4, pero está más relacionada con lo que Nintendo ha dejado de hacer. Ante una crisis de este tamaño, algo debe pasar para corregir el rumbo, aseguró Iwata. Lo que no dijo es qué es lo que podría pasar.

Para los que son o alguna vez fueron fanáticos de Nintendo, analizamos sus opciones reales.

¿Vale la pena rescatar a Nintendo?

Nintendo-02

Antes que nada, no podemos saltarnos la pregunta básica: para nosotros los videojugadores, ¿vale la pena rescatar a Nintendo tal y como se nos presenta en estos momentos? Es decir, la compañía tiene una historia brillante y nuestra generación aprendió a amar a los videojuegos gracias a sus consolas y sus franquicias; pero actualmente ya no es el líder que solía ser.

Algunos afirman contundentemente que lo que Nintendo “debería hacer” es abrir sus franquicias a otras plataformas, y abandonar definitivamente su hardware. Otros más radicales claman que sus franquicias se han desgastado demasiado y ya no tienen nada que ofrecer, que lo más sano para todos es que Mario, Link y Pikachu mueran de una vez por todas antes de verlos en completa decadencia. Entonces… ¿rendirse es la respuesta?

Nintendo ha dado a la industria de los videojuegos demasiadas ideas locas. Algunas han funcionado, y otras no; pero su creatividad es imprescindible en una industria que se repite cada vez con más ahínco. La verdad es que los videojuegos necesitan al tercero en discordia, necesitan al que es capaz de arriesgarse, al que puede cometer errores y levantarse. El equilibrio entre Sony y Microsoft es tan precario que parece que ninguno puede verdaderamente tomar un riesgo. Hoy en día la mejor virtud de Nintendo es su capacidad de equivocarse, y sólo por eso vale la pena rescatar la compañía.

La solución mágica: juegos en iOS y Android

Nintendo-04

Casi de manera unánime, diversas voces se han levantado para defender la idea de que la solución mágica para Nintendo es empezar a vender sus productos en las tiendas de Apple y Google. La misma idea se repite una y otra vez, incluso ha sido comentada por el mismo Iwata, pero poco se ha dicho del verdadero meollo del asunto; es decir, ¿cómo funcionaría este modelo?

Una opción sería publicar sus viejos títulos y venderlos para que todos los dueños de un smartphone pudieran disfrutar de ellos. Ahora bien, en principio esta idea parece viable, pero de ninguna manera puede considerarse la solución para Nintendo. En primer lugar tendrían que partir sus ganancias con Apple y Google, en segundo lugar la idea entera se basa en éxitos del pasado que tendrían que competir cara a cara con ideas nuevas, y en tercer lugar estamos hablando de juegos que se diseñaron para plataformas totalmente distintas.

En otras palabras, pondrían a competir a Super Mario Bros con juegos de última generación, pensados para dispositivos móviles y con una enorme capacidad de crecimiento. En suma, nadie compraría ese título a menos que lo hubiera jugado en el pasado, lo cual ya limita mucho sus posibilidades. Finalmente el modelo de los juegos clásicos está en desventaja frente a títulos diseñados como free to play y que pueden recaudar muchísimo más dinero.

Además, y lo más importante, esto no resolvería sus problemas con el Wii U y mataría definitivamente al 3DS. Sus ventas en smartphones tendrían que ser más que extraordinarias para solventar la pérdida de una consola entera y disimular la crisis del Wii U. Es cierto, sería genial para nosotros los videojugadores tener Mario o Donkey Kong en nuestros celulares, pero eso no resolvería los problemas de Nintendo. Esta parece más una idea desesperada para rescatar los últimos despojos de una compañía que alguna vez fue grande, y Nintendo no está en un abismo tan profundo. El día que juguemos The Ocarina of Time en el iPad será el día en que la “Gran N” esté muerta.

Lo que comentó Iwata al respecto es que podrían pensar en aplicaciones complementarias para dispositivos móviles, imagínense un Pokedex en su smartphone capaz de interactuar con su Wii U.  También podrían hacer lo que ya hacen muchas compañías, sacar contenido gratuito para promocionar sus grandes producciones en las consolas. De manera que Mario llegaría a los teléfonos, pero no como todo el mundo se imagina. El problema es que esta idea no parece lo suficientemente buena como para sacar a Nintendo del atolladero, o al menos no sería suficiente.

¿Más de lo mismo?

Nintendo-05

El hardware de Nintendo no es tan malo como para tirarlo a la basura. Muchas de las críticas que se hacen al Wii U básicamente se pueden resumir en el hecho de que no es el XBO o el PS4. Y seamos sinceros, ¿es eso tan malo? La competencia entre las dos consolas más vendidas del mercado nos hace pensar que lo que ellos hacen es lo único que se puede hacer, pero no es así. Como decíamos, necesitamos que alguien como Nintendo intenté las ideas locas, como lo fue el control del Wii en su momento. No todo en la vida es tener la consola más potente.

¿Realmente lo único que puede hacer esta compañía es tratar de parecerse a los líderes del mercado? Si algo podemos reconocerle a la Gran N es que siempre se ha mantenido fiel a su credo, a pesar de las adversidades. Los éxitos que han cosechado se han logrado bajo sus propias fórmulas, por lo que querer improvisar un Mario como lo haría Sony o Microsoft no mejoraría en nada una franquicia que siempre ha sido buena.

No creo que nadie quiera sinceramente que Nintendo se convierta en una compañía sin personalidad que sólo persigue de lejos a los líderes; nada más contrario a su brillante historia. A pesar de todas las críticas, había muchas cosas que el Wii podía hacer y que el Xbox 360 o el PS3 no podían, basta con jugar Twilight Princess para darnos cuenta de ello. El problema del Wii U es que intentó innovar con un control parecido a una tablet en un mundo en donde estos gadgets ya son bastante normales; fue un riesgo ciertamente, pero si no lo hacía Nintendo ¿quién se hubiera atrevido?

Nintendo-06

No es que PlayStation o Xbox no sean innovadoras, pero su carrera se mantiene casi en los mismos carriles porque aspiran a tener los mismos juegos y a explotar fórmulas parecidas todo el tiempo. Nintendo aspira a hacer cosas diferentes, y eso a veces implica riesgos demasiado altos (como el tremendo riesgo del Virtual Boy, un fracaso del que Nintendo se levantó, por cierto). En algún punto, es bastante posible que la compañía vuelva a tener una de esas grandes ideas y pegue un revés verdaderamente fuerte a los líderes. Para muchos fue un error que el Nintendo 64 usara cartuchos en lugar de CD, como el PlayStation; y lo fue en gran medida, pero eso no evitó que esa consola nos diera algunos de los mejores juegos de todos los tiempos. Nintendo lo ha hecho antes y puede hacerlo de nuevo, pero es imposible si cuando tiene problemas comienza por traicionar todo en lo que siempre ha creído.

Esto nos lleva a otra de las soluciones mágicas que se han planteado: que Nintedo haga lo que alguna vez hizo SEGA, dejar el hardware y empezar a vender sólo software; de manera que podríamos jugar Zelda o Pokémon en nuestro XBO o nuestra PS4. No podemos ser ingenuos al respecto, esto no sólo mataría las consolas de Nintendo, también a sus franquicias. Si en este momento nos planteáramos la posibilidad de pasar Super Mario 3D World a alguna de las nuevas consolas, nos daríamos cuenta que tendríamos que convertirlo en un juego totalmente distinto. Algunas de sus mejores características se perderían. La verdad es que la evolución de sus franquicias va de la mano con la evolución de sus consolas y son interdependientes. ¿O qué sugieren?, ¿un Zelda que se parezca a cualquier otro juego?

No hay más, querer que Nintendo se parezca más al Xbox o al PlayStation es querer que muera.

Nunca olvides quién eres

Nintendo-03

Algunos de los juegos más esperados del 2014 son exclusivas de Nintendo, como Super Smash Bros, Mario Kart 8, Donkey Kong Tropical Freeze e Hyrule Warriors. Todos tranquilos, la compañía no está muerta ni está agonizando, no hay por qué tomar medidas demasiado drásticas. Los dirigentes de la Gran N se han mostrado muy mesurados hasta el momento, y no parece que tengan la intención de traicionar su historia. Lo cual, debemos decir, no está nada mal.

De acuerdo, el Wii U no es la mejor idea que han tenido, pero tampoco es su tumba. Estamos hablando de la compañía que marcó el paso en la industria durante muchos años, de la empresa con las franquicias más largas y exitosas de la historia, la desarrolladora que rara vez hace un juego malo y casi nunca hace un juego aburrido, ¿no podemos darles algo de crédito?

Lo peor que podría hacer Nintendo ahora es hacer un movimiento desesperado, esto sí que sería el golpe de gracia. A ellos y a nosotros los videojugadores no nos queda más que confiar en su historia, en su creatividad y en su capacidad de salir del atolladero. Tal vez esta es la crisis más grave de la compañía en muchos años, pero no es la primera.

Por otra parte, nada es para siempre. Si es cierto que la Gran N se ha quedado sin ideas, si ya no pueden competir sino como una empresa común y corriente, si no tienen la capacidad de levantarse; entonces tal vez lo mejor sea que efectivamente desaparezca. Nadie borrará nunca la historia de Nintendo y su enorme influencia en la cultura contemporánea. Como sea, la solución no es tan sencilla como se comenta en la red, antes de proponer una fórmula mágica hay que pensar en todas sus aristas y posibilidades. Si fuera tan fácil, ¿no creen que ya lo hubieran solucionado?

temas