El boxeador que ha conseguido la única medalla olimpica para México en Río 2016 se aficionó a los combates de una manera peculiar.

Hoy por la tarde Misael “Chino” Rodríguez intentará pasar a la final de Box en la categoría de peso medio en Río 2016, enfrentando al uzbeko Bektemir Melikuziev. Pero el inició de la carrera de Rodriguez fue por demás curioso. De acuerdo con Aurelia Oliveros, la madre de Misael, la afición de su hijo por los golpes inició por culpa de los juegos de video.

Aurelia ofreció una entrevista a un diario deportivo, donde indicó que Misael era un fanático de los juegos de peleas desde muy temprana edad. A pesar de no contar con una consola de videojuegos, Misael era un asiduo fanático del género gracias a las máquinas de Arcade que había cerca de su casa.

El futuro boxeador era un chico peleonero, y en más de una ocasión se agarró a golpes con sus vecinos. En una ocasión su padre lo vio en una zacapela y le sorprendió descubrir que su hijo tenía técnica, le preguntó donde había aprendido a pelear, y se quedó anonadado al ver su respuesta.

“Desde pequeño mi hijo le daba de golpes a los muchachos, una vez su papá lo vio pelear y le preguntó que en dónde había aprendido a soltar los puños, y él respondió que en las maquinitas; estaba muy pequeño, tenía como cuatro años”, señaló Aurelia Oliveros.

Uno de los tíos de Misael aprovecho su gusto por los juegos de peleas y comenzó a llevar al futuro boxeador a entrenar box. Después de años de preparación, hoy Misael podría dar un nuevo paso hacía consolidar su carrera en el boxeo semi-profesional.

fuente Récord

temas