Uno de los problemas de los festivales masivos son las grandes filas, pero los organizadores de Lolapallooza quieren terminar con esa situación.

Es por ello que durante la edición de este año en Chicago se implementará un nuevo sistema de pulseras electrónicas, las cuales servirán para hacer pagos automáticos y agilizar la comprar en los establecimientos del festival.

Los dispositivos serán a prueba de agua y tendrán un chip RFID, así que sólo será necesario acercar la pulsera al punto de venta e introducir el código de seguridad. Esto será posible gracias a que la pulsera estará enlazada con la tarjeta de crédito el usuario.

El plan de Lolapallooza es ver cómo resulta este primer experimento que, en caso de ser exitoso, podría ofrecer en un futuro más funcionalidades, como localización y alertas personalizadas. La idea no suena nada mal, ahora sólo falta ver si termina por funcionar.

* Foto de portada: Eric R.

vía FayerWayer

fuente Lollapalooza

temas