El nuevo mando de la gran N ofrece distintas formas para jugar e interactuar con otros jugadores. 

Más allá de que la Switch sea una consola híbrida y Nintendo nos venda la idea de que su gran virtud es hacerla portátil, lo que realmente robó nuestra atención es sin duda su control que, a diferencia de sus consolas anteriores, ofrece a los usuarios distintas maneras de jugar. Pero, ¿Cómo funciona?

¿Qué es y cómo funciona?

El llamado Joy-Con es un control formado por dos partes (izquierda y derecha) que se pueden mantener unidas a través de un Grip, lo que permite usarlo como un mando común. Lo interesante es cuando el Joy-Con se desmonta. Así, cada parte del control se puede usar en una mano o compartirla para jugar con otra persona.

Este podría considerarse el control más completo de Nintendo hasta ahora, tomando lo mejor de cada uno de sus mandos anteriores. El Joy-Con tiene dos sticks, cuatro botones direccionales, los clásicos A/B/Y/X , botones L y R en la parte superior, dos gatillos Z, otros dos botones S en cada lado, y botones “-” y “+” para las opciones. Además, cuenta con un botón dedicado a crear capturas de pantalla, uno para regresar al home, otro para la sincronización, y unos LEDs que indican qué jugador es cada quién.

Acá viene lo mejor, la cámara infrarroja que está en la parte inferior del control derecho del Joy-Con puede leer la distancia respecto a los objetos e incluso detectar formas. El día de ayer Nintendo demostró que era capaz de distinguir las formas de la mano al momento de jugar “piedra, papel o tijeras”. Mientras que el sensor HD Rumble ofrece la sensación de fuerza y peso con el que, por ejemplo, podemos sentir un vaso con hielo y agitar los cubos dentro, al tiempo que podemos sentir que tan lleno o vacío está el vaso.

¿Pero de qué nos serviría todo esto si nuestras posibilidades de jugar fueran limitadas? Pues bien, al parecer Nintendo ha pensado en 4 formas distintas en las que podemos utilizar el Joy-Con para sacarle el mayor provecho.

Cuatro formas de jugar

1. Joy-Con con el Grip para la televisión

La primera configuración se trata de utilizar los Joy-Con con el Grip, que básicamente te permite utilizarlo como un control de mando común tanto para dirigir el Switch a distancia, como en la pantalla de tu televisión.

2. Joy-Con con Switch

Al desmontar la Switch del Dock debes colocar el Joy Con a los lados de la pantalla y así de sencillo podrás jugar en cualquier parte.

3. Joy-Con en cada mano para la televisión

La tercera se trata de usar el Joy-Con sin el Grip en cada mano y con tu televisión. Esto te permite tener mayor independencia en tus movimientos, sobre todo cuando se trata de juegos que utilicen completamente los sensores de movilidad, muy al estilo del Wii.

4. Joy-Con con la Switch por separado

Es la forma más simple de todas, pues sólo se trata usar uno de los dos controles del Joy-Con para que puedas jugar con otra persona.

¿Otro control?

¡Sí!, todavía hay un par más de formas para jugar con tu Nintendo Switch y se trata del Nintendo Switch Pro Controller: un mando mucho más tradicional, tanto que se parece muchísimo al control del Xbox 360, incluso en la forma y el cual se venderá por separado. La ventaja de este control es que cuenta con un cable USB para mantenerlo conectado a la consola, para los más tradicionales puede resultar lo mejor, y al igual que el Joy-Con podrás utilizarlo con la pantalla de tu tele o bien, con la Switch. 

Esperemos que los juegos que se presentaron hoy estén a la altura de lo que la nueva consola de Nintendo puede ofrecer.

temas