Un equipo de investigadores  de Estados Unidos, China y Singapur ha producido un sensor flexible ultra fino que puede llevarse en la piel como un tatuaje, cuya función es la de realizar un seguimiento de nuestra temperatura corporal en todo momento.

El equipo liderado por John Rogers de la Universidad de Illinois, ha estado trabajando en este tatuaje durante algunos años. Es pequeño, de sólo unas pulgadas de largo y extremadamente delgado, capaz de monitorear la temperatura corporal de manera muy precisa y durante un continuo periodo de tiempo. Además, el parche también puede medir la constricción o dilatación de los vasos sanguíneos y cómo estos responden al ambiente.
 

Tatuaje temperatura 2
Imagen infrarroja en la que se puede ver los puntos del parche en los que se incrementa la temperatura.

El tatuaje luce como un código de barras y es aplicado a la piel usando un pegamento especial. Aunque parece una gran alternativa, aún no está listo para su uso, pues todavía tiene un problema qué resolver, ya que depende de una fuente de energía externa. El equipo está investigando diferentes fuentes para distintos tipos de parches, energía solar para aquellos que se aplican sobre la piel, y bioeléctrica para los que se apliquen dentro del cuerpo Lo más importante de este desarrollo son las aplicaciones clínicas, como permitir que el personal del hospital para controlar el flujo de sangre a distancia.

vía Phys

temas