Twitter se mete al negocio de las newsletters con la compra de Revue

Los escritores tendrán nuevas oportunidades de monetizar sus contenidos editoriales gracias a la colaboración entre Twitter y Revue
Twitter confirmó la compra de Revue | Foto: Revue

Twitter ha hecho grandes esfuerzos en los últimos meses para ampliar su negocio, y ahora ha dado otro salto para entrar al mundo de las newsletters. Este 26 de enero, la compañía con sede en San Francisco anunció la compra de la plataforma de boletines gratuitos y de pago, Revue.

En un comunicado, Twitter anunció que ahora todas las funciones de Revue estarán bajo su control, con el objetivo de que los usuarios generen ingresos a través de boletines. La plataforma de newsletters ayudará a monetizar los contenidos editoriales que publique en diferentes sitios.

“Los escritores y curadores de contenido son una parte valiosa de la conversación y es fundamental que les ofrezcamos nuevas formas de crear y compartir su contenido y, lo que es más importante, ayudarlos a crecer y conectarse mejor con su audiencia”, dice el comunicado de Twitter.

Revue es una plataforma de boletines editoriales | Foto: Revue (Twitter)

A través de Revue, se acelerará el trabajo de la red social para ayudar a los usuarios a mantenerse informados dependiendo de sus intereses. Con el respaldo de Twitter, los escritores y organizaciones podrán llegar a un público más amplio a partir de la suscripción de boletines.

Aquellos que buscan generar ingresos también tendrán a su disposición la plataforma de contenidos pagados. Las funciones Pro de Revue serán gratuitas para todas las cuentas, mientras que la tarifa de las newsletter de paga se reducirán un 5% para permitir a los creadores quedarse con más ingresos.

Apenas unas horas tantes, Twitter también anunció el lanzamiento de su herramienta Birdwatch para combatir la desinformación y fake news. De momento se encuentra en etapas de prueba, pero ayudará a los usuarios a poder acceder con mayor facilidad a información verificada.

***

Entrevistamos a Dross y considera que YouTube no ha tomado buenas decisiones.